Cascos azules rompen cerco tras combatir con rebeldes sirios | El Mundo | DW | 31.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Cascos azules rompen cerco tras combatir con rebeldes sirios

Los soldados filipinos se enfrentaron a milicianos del Frente Al Nusra en los Altos del Golán y pudieron trasladarse a una zona segura.

La totalidad de los soldados filipinos de la Fuerza de la ONU de Observación de la Separación (UNDOF) en los Altos del Golán fue rescatada del cerco que levantaron en torno a sus dos posiciones los milicianos del Frente Al Nusra, informó este domingo (31.08.2014) el alto mando militar de Filipinas en Manila. En la operación, los 72 militares del país asiático llegaron sanos y salvos a una zona segura.

El jefe militar Pio Catapang dijo que “lo llamamos ‘la gran huida'”, explicando que el primer grupo, compuesto por 32 soldados, fue liberado luego de que fuerzas irlandesas, con apoyo del Ejército de Siria, atacaran por sorpresa a los rebeldes. Los otros 40 uniformados se retiraron del puesto que protegían, con sus equipos y sin sufrir bajas, en medio de un alto al fuego acordado con los elementos armados que tomaron la zona el pasado jueves.

Milicianos del Frente Al Nusra, vinculado a Al Qaeda, expulsaron de la región a las fuerzas del Ejército de Siria y rodearon las posiciones de los cascos azules, tomando como prisioneros a 44 soldados de Fiji y ordenando a los filipinos que entregaran sus armas, a lo que estos se negaron. Los combates para conseguir abrir una brecha que permitiera la huida de los cascos azules duraron casi siete horas.

Ban Ki-moon condena ataques

El general Gregorio Catapang, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Filipinas, entregó más detalles de la huida del segundo grupo. “Aunque eran menos en número, consiguieron escapar de los rebeldes en medio de la noche cuando los rebeldes estaban durmiendo”. Filipinas señaló que también hubo ayuda de Israel, Catar y Estados Unidos, aunque no se especificó de qué tipo.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó los ataques perpetrados por los extremistas y exigió la inmediata liberación de las tropas de Fiji secuestradas. La ONU dice que la situación en la zona ahora es “calma, pero tensa”. La UNDOF vigila el acuerdo de cese del fuego pactado entre Siria e Israel en 1974, después de la Guerra de Yom Kippur, en octubre de 1973.

DZC (dpa, EFE, Europa Press)