1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Caos tras confusa muerte de hincha en Italia

La ola de violencia dejó un saldo de 40 policías heridos y numerosos daños materiales, después de que un hincha del Lazio recibiera el disparo accidental de un policía.

default

Disturbios en Roma, tras la muerte accidental de un hincha.


Una jornada negra se vivió el domingo en el fútbol italiano que generó disturbios que parecían escenario de una guerra civil. La muerte de Gabriele Sandri, hincha del Lazio de 26 años, alcanzado por un disparo accidental de un policía fue lo que desató la violencia de los tifosi que se extendió como pólvora por todo el país. Preocupante es la situación de un policía que fue golpeado con un palo de hierro en medio de los disturbios que se desataron al saberse la noticia de la muerte del hincha.

El policía de Arezzo que causó la muerte accidental de Sandri, identificado como Luigi S., reconoció que disparó dos veces, la segunda de ellas, de manera involuntaria. Los compañeros del policía contaron que estando parados en las inmediaciones del Estadio de San Siro, observaron una pelea entre hinchas del Lazio y la Juventus, que viajaban en dos coches. Después de pedir refuerzos por radio y ante la imposibilidad de cruzar la autopista para llegar adonde se encontraban los hinchas, uno de los policías efectuó un disparo al aire desde una distancia de 200 metros, lo que hizo que los hinchas se marcharan en sus coches.

Para reconocer las matrículas de los automóviles, el compañero se fue detrás de ellos con la pistola en la mano y de pronto el arma se disparó alcanzando a Sandri en el cuello, cuando ya se encontraba dentro de su vehículo, según el relato de los compañeros del policía. Visiblemente afectado, el agente dijo estar destrozado. “Acabé con dos familias, la del chico y la mía”, dijo el hombre de 31 años.

Ardió Troya

Italien Fußball Krawalle in Rom zerstörte Motorräder

Motocicletas destruídas tras los disturbios.

A partir de ahí y conforme la noticia se iba difundiendo entre los hinchas, ardió Troya. De poco sirvieron los llamados a la cordura realizados por el ministro del Interior, Giuliano Amato, que prometió esclarecer el trágico error. Los hinchas tenían una cosa clara y es que la policía lo había asesinado. Como consecuencia de la muerte de Sandri, se suspendió el partido entre el Inter de Milán y Lazio, extendiéndose la ola de violencia entre las aficiones de la mayoría de los clubes, lo que obligó a suspender los encuentros Atalanta-Milán y Roma- Cagliari.

Hasta entrada la noche, la policía no podía contener la violencia de unos 400 hinchas que se unieron para sembrar terror en la capital. Asaltaron la sede del Comité Olímpico Italiano, una comisaría y quemaron numerosos vehículos. La noche se saldó con 40 heridos y tres detenidos.

Sandri se ha convertido en el tercer muerto del fútbol italiano este año. A principios de este año un directivo del Samartinese murió tras una trifulca que se desató al margen de un partido de aficionados. Pocos días después un policía falleció después de ser atacado por hooligans en Catania.

DW recomienda