Cameron pide ″medidas firmes″ para el euro | Economía | DW | 10.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Cameron pide "medidas firmes" para el euro

Mientras el primer ministro británico llama a evitar el "posible quiebre" del bloque como consecuencia de la crisis económica, en Alemania advierten que el plan que presentarán Merkel y Sarkozy no será milagroso.

David Cameron pide celeridad a las autoridades europeas (Foto:Alastair Grant, Pool/AP/dapd).

David Cameron pide celeridad a las autoridades europeas.

Ni siquiera el acuerdo que alcanzaron el domingo los líderes de Francia y Alemania, Nicolas Sarkozy y Angela Merkel, logró calmar los ánimos sobre la situación económica que afecta a Europa. El primer ministro británico, David Cameron, salió este lunes 10 de octubre a poner más presión sobre la zona euro al declarar que si no se tomaban medidas firmes para dar sustentabilidad financiera a la región, había que prepararse para su "posible quiebre".

Entrevistado por el diario "Financial Times", Cameron recordó que "la situación de la economía mundial es muy precaria", por lo que urgió a las autoridades a asumir una "responsabilidad colectiva" para evitar un desastre económico. Por si fuera poco, agregó que cada vez queda menos tiempo para salvar la situación, e incluso dijo que lo mejor era adoptar medidas del estilo "bazuca" para resolver los problemas.

Sus consejos se hicieron extensivos también a las entidades bancarias. "Deben pasar la prueba de credibilidad", dijo, señalando que Londres ayudará en "todo lo que sea necesario" para reforzar a los bancos, cuya primera prueba debiera ser "amortizar la deuda soberana". También deslizó críticas a los políticos: "Algunos de mis colegas líderes se quejan de que todo gira en torno a los mercados y especuladores, pero ninguno de nosotros está proponiendo cambiar el sistema de mercado".

Sarkozy y Merkel se reunieron para acordar medidas de salvataje (Photo: Jörg Carstensen/DPA).

Sarkozy y Merkel se reunieron para acordar medidas de salvataje.

"No hay cura milagrosa"

Como si no bastara con las palabras de Cameron, el portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel, reconoció ayer que el plan integral que prometieron sin mayor detalle los máximos líderes de Francia y Alemania el domingo 9 de octubre no será una "cura milagrosa" para los problemas del bloque europeo.

Steffen Seibert declaró este lunes 10 de octubre que "los gobiernos están convencidos de que será una contribución para que la zona euro recupere la confianza y la capacidad para actuar, remarco, pero es una contribución, no la cura milagrosa que todos están pidiendo".

El plan es un acuerdo que busca recapitalizar a los bancos europeos, lidiar contra los problemas de deuda que arrastra Grecia y avanzar hacia una mayor coordinación para no dejar caer el euro, anuncios que no repercutieron mayormente en las bolsas asiáticas, pero sí dieron algún impulso a las acciones europeas este 10 de octubre. Seibert indicó que se trabajará en los aspectos técnicos del proyecto antes de dar mayores noticias al respecto, ante las consultas por la falta de detalles de las medidas.

Lo que sí dejó claro es que la iniciativa sería encabezada por ambas potencias económicas, en constante contacto, eso sí, con los demás socios del continente. "El trabajo será liderado por Alemania y Francia, siempre en acuerdo con los demás socios, pero manejado por estos dos países", dijo el portavoz de Merkel, quien aclaró que el plan busca rescatar la moneda y no a un único país, en referencia a Grecia.

Incertidumbre en España

Todo esto ocurre días después de que la agencia calificadora Fitch bajara el rating de España e Italia, poniendo aún más presión a los mercados de ambos países. En España, de hecho, se espera que Fitch también baje el rating de los bancos de ese país. Analistas citados por la prensa dicen que la situación es lógica, pues las finanzas de algunas comunidades autónomas españolas también están deterioradas y eso, sumado a la crisis del euro, tarde o temprano repercutirá en los bancos con capitales en la Península Ibérica.

El euro tiembla (DPA).

El euro tiembla.

Precisamente por ese temor al contagio generalizado es que Cameron lanzó su advertencia, pues en la misma entrevista concedida a "Financial Times" reconoce que un quiebre en la eurozona sería perjudicial para la economía de Gran Bretaña y que la incertidumbre ya tiene un "efecto escalofriante" para la economía del planeta entero. A su juicio, "la eurozona está contribuyendo a esa incertidumbre y a la falta de confianza". Y si bien dijo entender las dificultades que enfrentan sus colegas Sarkozy, Merkel y compañía, sentenció que "o consigues que funcione o te enfrentas al fracaso".

La última repercusión que ha tenido la crisis fue la postergación de la Cumbre de la Unión Europea que se realizaría inicialmente los días 17 y 18 de octubre. El presidente del Consejo Europeo, Herman von Rompuy, dijo que ahora la reunión quedó fijada para el 23 del mismo mes, fecha que "nos permitirá concluir una estrategia para afrontar la crisis de deuda en la zona euro", declaró.

Autor: Diego Zúñiga
Editor: Enrique López

DW recomienda