1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Cómo ve el mundo a los alemanes?

El nuevo estudio del GIZ "Alemania en los ojos del mundo" pone al país frente al espejo. Y no todo son halagos.

Alemania era el país más apreciado del mundo según una gran encuesta global realizada por la BBC en 2014. Muchos alemanes casi no podían creerlo. Ahora, la Sociedad federal para la Cooperación Internacional (GIZ) ha publicado un nuevo estudio sobre la imagen de Alemania en el mundo. Gente de 26 países de todos los continentes y de diversa extracción social ha dado su opinión.

La GIZ ya había realizado en estudio entre 2011 y 2012, por lo que pudo establecer comparaciones. Desde entonces, el mundo ha cambiado en algunas aspectos de manera significativa: el terrorismo del Estado Islámico, los grandes desplazamientos de refugiados hacia Europa, el conflicto de Ucrania o la crisis en Grecia no eran entonces todavía un problema. O, al menos, no tan grande.

La ventaja sobre el estudio de la BBC es que la encuesta de GIZ es mucho más completa. Sin embargo, la imagen de Alemania tamboén resulta bastante positiva, según dice Nikola Seiler, corresponsable del estudio, en declaraciones a DW.

Schuhmesse GDS in Düsseldorf

Alemania poco a poco se va acostumbrando a sus grandes zapatos nuevos.

Los zapatos le quedan grandes

Desde hace tres años Alemania ha sido llamada, no por voluntad propia sino debido a la crisis en Europa, a asumir un papel más importante. Nikola Seiler cita la metáfora utilizada por uno de los encuestados: "si te calzas unos zapatos que te quedan grandes, te acaban quedando bien". Entretanto el mundo piensa "que Alemania se ha puesto unos zapatos que le están grandes y tiene todavía que aprender un poco a andar con ellos", dice.

Si hace pocos años los países vecinos mostraban reparos sobre el creciente poder de Alemania, parece que ahora lo aceptan, de acuerdo al nuevo estudio. Un francés, por ejemplo, dice: "Cuando eres tan fuerte económicamente, también tienes que asumir más responsabilidades y ampliar la visión".

Otros piden aún más al país. Una persona de Polonia se muestra sorprendida de que "todos los países europeos miren hacia Berlín en tiempos de incertidumbre y, sin embargo, Alemania no entienda eso".

El autobús sale realmente a las 13:28

¿Hay algo típico alemán? ¡Pues sí! Cosas como la puntualidad, la disciplina y el orden siguen considerándose típicamente alemanas. Y, además, causas de su éxito. Un encuestado de Mongolia se sorprendía de que "Alemania es el único país donde se puede beber agua del grifo sin pensar en ello".

Nikola Seiler constata: "Como típico sistema eficiente alemán se ve, por ejemplo, que si en nuestro horario de autobuses pone que el autobús sale a alas 13:28 horas, salga realmente a esa hora, que el sistema educativo funcione, que el sistema sanitario funcione. Esto se ve en el extranjero con admiración".

Windräder bei Frankfurt/Oder

Muchos encuestados simplemente no entienden la obsesión alemana por las energías renovables.

"Reacción de pánico" ante la revolución energética

También hay casos en que se cuestiona la racionalidad alemana, punto de vista que adoptan muchos extranjeros. La decisión repentina de abandonar la energía atómica tras el desastre nuclear en Japón es un ejemplo de ello. Un británico habla de una "reacción de pánico".

"La revolución energética –afirma Seiler– no ha sido entendida del todo por nuestros vecinos europeos ". Ni tampoco cómo va a funcionar ni que no se consultara con los demás países. Por otro lado, también hay quienes expresan admiración y reconocimiento por la valentía de este paso de largo alcance: "¿Quién si no Alemania?", preguntan.

La naturaleza de Alemania

Un estadounidense no entiende bien el carácter alemán: "La ironía es: ¿cómo se explica el éxito y la capacidad de innovación de sus empresas, a pesar de tantas vacilaciones y reticencias? Hay algo en el carácter alemán que se nos escapa, pero que es clave para su éxito".

La aversión al riesgo del alemán, dice Seiler, es percibida en todo el mundo. En el extranjero, la gente se preguntaba si Alemania, por ejemplo, estaba quedándose rezagada en la transformación digital y cómo se posicionará en el futuro respecto a ella. Por otro lado, está la idea de que "quizá se pueda explicar su éxito por la solidez de la economía alemana y el trabajo de los alemanes".

¡Reírse más!

Angela Merkel

La canciller representa para muchos el modelo del alemán típico.

Pero Alemania no es sólo tecnología, economía y organización. Hay quienes echan de menos algunas cosas. "¿Sexappel? De eso no tiene Alemania", sostiene lapidariamente alguien desde México. Otros lamentan que Alemania de a conocer poco su cultura. Un egipcio dice: "Me gustaría ver más de la cultura alemana. Artistas, poetas, escritores alemanes vienen aquí poco".

Pero si alguien representa lo alemán a los ojos de de todo el mundo es la canciller. Su posición es indiscutible. Los encuestados le dedican muchos elogios. Pero una brasileña le daba un pequeño consejo a Angela Merkel: "Tal vez debería sonreír más a menudo".