1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Buscando posada

La Eurocopa enfrenta sus grandes retos logísticos con mucha creatividad: ante la escasez de cuartos de hotel se abrieron campamentos para aficionados dispuestos a pasar la noche en carpas y sacos de dormir.

default

Los aficionados abarrotan sedes como la de Klagenfurt.

En casi todas las ciudades sede de partidos de la Eurocopa los organizadores del torneo montaron en recintos feriales salones especiales para que los visitantes puedan pernoctar con comodidad a precios razonables.

Los campamentos de los aficionados se caracterizan por estar en la periferia de los estadios, ofrecer servicios sanitarios compartidos, restaurantes con oferta de comida bajo precio y una esquina donde poder acostarse en grupos que varían entre 6 y 12 personas.

Schweiz Fußball EM 2008 mobiles Gefängnis für Hooligans

Los aficionados que se porten mal dormirán en estas celdas móviles.

Los alemanes

Los seguidores de la selección de Alemania, fieles a su tradición cultural e imagen internacional, son quizás el grupo más organizado dentro de las diferentes nacionalidades participando en la Eurocopa.

Reunidos en torno al Club de la Selección, una iniciativa nacida hace apenas 5 años y que hoy cuenta con más de 52.000 miembros, los aficionados alemanes planearon con gran antelación su viaje a Austria, y contando con el apoyo de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), encargada de financiar el arriendo de los terrenos donde se instalaron los campamentos, establecieron su cuartel general en Klagenfurt y Viena, donde se escenificarán los partidos de la primera ronda del equipo nacional.

“Los aficionados nos preguntaron como podríamos ayudar a solucionar el problema de escasez de camas en las sedes de los enfrentamientos de nuestra selección y al interior de la Federación de Fútbol tuvimos la idea de construir nuestro propio campamento, uno exclusivo para los fieles seguidores miembros del Club de la Selección” dijo a DW-WORLD Michael Kirchner, encargado de parte del DFB del tema sobre el origen de la iniciativa.

“Esta es la primera vez que hacemos algo así, es un experimento que ha tenido gran acogida, nosotros nos encargamos de arrendar el terreno del campamento y velar por su montaje cuidando de todos los aspectos logísticos; probablemente no será la última vez que le ofrezcamos a los aficionados de nuestro club algo semejante” agregó Kirchner.

Vacaciones futbolísticas

En los campamentos de los entusiastas alemanes en Klagenfurt –operando del 6 al 13 de junio- y en Viena –en servicio desde el 14 de junio hasta la final, si Alemania llega a ella- se ha montado una infraestructura vacacional que no tiene nada que envidiarle a los grandes complejos turísticos.

Guten Morgen, Papst

Hasta en sacos de dormir pernoctarán los aficionados en la EURO 2008.

Pagando 16,50 euros por persona los aproximadamente 600 visitantes que se calculan acudirán a los campamentos (cuya capacidad contempla una expansión hasta un tope de 1000 huéspedes) tendrán no sólo derecho a pasar la noche, también a participar en los programas de entretenimiento entre los que se cuentan un mini-torneo de fútbol, una playa privada a orillas del Lago Hafner, y transporte al estadio para los afortunados que tienen boletos de entrada al partido.

Pero no sólo ellos podrán disfrutar de los encuentros de la selección alemana en la Eurocopa, los restantes aficionados seguirán unidos en una pantalla gigante de televisión instalada en el campamento los partidos de su equipo, algo que en palabras del ex futbolista Oliver Bierhoff, padrino del club, es importante “para hacer sentir en el país vecino el impulso de nuestro seguidores, quienes se encargarán de darle un gran ambiente al evento”.

La coordinadora de los campamentos alemanes, Anne Schultz, recordó en dialogo con DW-WORLD que los huéspedes sólo deben procurar no olvidar “su carpa, su saco de dormir, o una casa móvil, todo lo demás estará a su disposición para que disfruten de la Eurocopa”.

DW recomienda