1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: Rousseff anuncia ambicioso plan de concesiones

La mandataria espera que con la inyección de capitales privados en obras de infraestructuras repunte la economía del país.

En un intento por hacer repuntar la alicaída situación económica del país, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció este martes (09.06.2015) un ambicioso plan de concesiones para atraer a privados dispuestos a invertir en obras de infraestructura como carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos. El monto total del proyecto asciende a los 64.000 millones de dólares.

La mandataria aseguró que las medidas que se implementarán tienen como fin “dar vuelta la página” y dejar atrás el estancamiento económico del país más grande de Sudamérica. “Para nosotros, desarrollo significa inversión, empleo, ingreso y calidad de vida; significa capacidad de crecer, trabajar y producir. Estamos iniciando un proceso gradual y realista de dar vuelta la página para demostrar que, si las dificultades son grandes, aún mayores son la energía y la disposición del pueblo y del gobierno para hacer avanzar a nuestro país”, apuntó Rousseff.

El ministro de Planificación, Nelson Barbosa, destacó que el plan incluye, entre muchas otras obras, la construcción del Ferrocarril Transoceánico, que unirá Brasil con el puerto peruano de Pisco. Ese proyecto es considerado estratégico por el gobierno. Para Barbosa, “es fundamental aumentar la tasa de inversión en Brasil. En este momento deseamos sentar las bases para el nuevo ciclo de desarrollo y crecimiento del país”, enfatizó.

Recién comienza

El plan de concesiones de obras de infraestructura al capital privado forma parte de la estrategia del gobierno para atenuar el costo social y económico del duro ajuste fiscal lanzado este año por el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, y al mismo tiempo obtener recursos para equilibrar las finanzas públicas. Según Barbosa, la mejoría de la precaria infraestructura también contribuirá a elevar la productividad, lo que, a su vez, permitirá al gobierno aumentar su recaudación de impuestos y mejorar la oferta de servicios públicos.

Intentando retomar la agenda luego de semanas de manifestaciones en contra de su gobierno y de sonados escándalos de corrupción, Rousseff recordó que su presidencia “acaba de empezar”. “Nuestro gobierno no es de cuatro meses, sino de cuatro años. Estamos en la línea de largada, no de llegada”, sostuvo. La concesión comenzará este año y permitirá al gobierno recaudar unos 23.000 millones de dólares de acá al 2018, cuando termine el segundo mandato de Rousseff.

DZC (dpa, EFE, Reuters)