1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: buscan repetir impacto de protestas anti-Copa de 2013

Cuando sólo faltan veintiocho días para la inauguración del Mundial 2014, manifestantes en Brasil buscan emular la enorme ola de protestas anti-Copa que sacudió al país en 2013 durante laCopa Confederaciones de fútbol.

Este jueves (15.5.2014), unos 4.000 sindicalistas e integrantes del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) tomaron las calles en al menos nueve puntos de Sao Paulo, bloqueando el tránsito con barricadas y concentraciones humanas. El eslogan “¡Queremos casas nivel FIFA!”, coreado por los manifestantes, resume en cuatro palabras los motivos que llevan a tantas personas a protestar en Brasil cuando sólo faltan veintiocho días para la inauguración del campeonato mundial de fútbol 2014.

“¡Queremos casas nivel FIFA!”

Para el MTST, organizador de las manifestaciones, el alto costo del evento deportivo deja poco en las arcas del Estado para resolver el problema del déficit habitacional sin sacrificar la calidad de las viviendas. Por otro lado, la inminencia del Mundial garantiza que el clamor de la gente sin hogar será amplificado por la prensa internacional. Una de las concentraciones más comentadas en los medios fue la que se realizó en las inmediaciones de la Arena Corinthians, el estadio sede del partido de apertura.

Buena parte de los “sin techo” que participaron en ese acto de protesta pertenecen al colectivo de más de 4.000 personas que desde hace dos semanas ocupa un terreno baldío a unos cuatro kilómetros de la Arena Corinthians. Se trata de unas mil familias que pretenden acampar en el lugar hasta que se les incluya en el programa habitacional Mi casa, mi vida, auspiciado por el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff. Ese proyecto le facilita la obtención de viviendas a las familias de escasos recursos.

En Recife, una huelga de policías fue aprovechada por algunas personas para perpetrar saqueos.

En Recife, una huelga de policías fue aprovechada por algunas personas para perpetrar saqueos.

Sao Paulo, Recife, Río de Janeiro…

Manifestaciones similares tuvieron lugar en varias urbes brasileñas, contraponiendo el descontento de quienes exigen mejoras salariales, educativas, sanitarias y de transporte a la frustración del Gobierno, que ve en el Mundial 2014 la oportunidad de presentar otra faceta de Brasil como economía emergente y global player. Agentes militares se encargaron de preservar el orden en Recife, donde una huelga de policías fue aprovechada por algunas personas para perpetrar saqueos.

En Río de Janeiro fueron los profesores y guardias de seguridad de los bancos quienes protagonizaron un paro. Aparte de estas huelgas y de las manifestaciones contra el Mundial, la posible paralización de los servicios ferroviarios durante 48 horas podría terminar de sumir a Río en el caos esta semana. Cabe preguntarse si el caos absoluto es el objetivo: las concentraciones de calle de este 15 de mayo buscan emular la enorme ola de protestas que sacudió al país en 2013 durante laCopa Confederaciones de fútbol.

La ola (de protestas) perfecta

Aquellos actos de rebeldía empañaron la popularidad de Rousseff. Los de este jueves (15.5.2014) se enmarcaron en la Jornada Internacional de Luchas contra la Copa. Estaban previstas movilizaciones de respaldo en ciudades como Buenos Aires, Santiago de Chile, Bogotá, Barcelona, París, Londres y Berlín. El autoproclamado “Comité Popular de la Copa”, ente coordinador de la Jornada Internacional, afirmó que la principal demanda era el respeto al derecho de libre manifestación para que no se repitieran las operaciones represivas del pasado.

“Es a través de la libertad de manifestación que exigiremos los demás derechos. Este es un derecho básico, la base de la democracia”, afirmó Juliana Machado, integrante del Comité Popular de la Copa en Sao Paulo. Los actos de este 15 de mayo no tuvieron relación directa con las protestas anti-Mundial convocadas a través de las redes sociales bajo la consigna “No va a haber Copa”.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda