1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Bloqueado parte del veto anti-inmigración de Trump

La magistrado concluyó que aplicar el mandato deportando a las personas afectadas podría causar un “daño irreparable”.

Protest gegen Präsident Donald Trump in New York (picture alliance/abaca/M. Elshamy)

Mientras se realizaba una protesta en el aeropuerto de Nueva York, la jueza Ann M. Donnely decretó la no deportación de personas en tránsito en los aeropuertos de Estados Unidos.

La jueza estadounidense, Ann M. Donnelly, del tribunal del Distrito Federal de Brooklyn, dictó hoy (28.01.2017) que los refugiados u otras personas afectadas por la medida migratoria dictada por el presidente Trump y que han llegado a aeropuertos de Estados Unidos no pueden ser deportados y pueden permanecer en el país siempre que cuenten con una visa válida.

La medida judicial se aplica a todos aquellos que han arribado al territorio estadounidense desde el viernes, día en que Donald Trump decretó la prohibición de ingreso de ciudadanos de países musulmanes.

La información fue entregada por medios locales mientras en el aeropuerto John F. Kennedy, de Nueva York, se desarrollaba una manifestación que busca la liberación de los refugiados iraquíes retenidos en el aeropuerto.

La decisión de la jueza significa que quienes ya se encuentran en el país y quienes están en tránsito no podrán ser enviados de regreso a sus países de origen. El fallo tiene alcance nacional, es decir que rige para todas las personas que tras su llegada a Estados Unidos fueron detenidas debido a la orden de Trump.

Donnelly no declaró que los afectados puedan permanecer en territorio estadounidense, ni se pronunció sobre la constitucionalidad del decreto presidencial, pero fijo una audiencia para el 21 de febrero, donde se volverá a abordar el caso de los afectados.

No hay cifras exactas de cuántas personas son, pero podrían ser entre 100 y 200 los afectados. Sólo en los aeropuertos Kennedy de Nueva York y en los aeropuertos internacionales de Chicago y Houston había varados más de 30 extranjeros.

La solicitud judicial fue presentada por la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) en representación de dos iraquíes detenidos en el aeropuerto John F Kennedy Airport de New York. Uno de ellos es Hameed Khalid Darweesh, quien trabajó como traductor para el Ejército de los Estados Unidos durante la guerra de Irak. Darweesh estuvo detenido 19 horas en el aeropuerto, pese a que tenía visa para entrar, y fue liberado luego gracias a la intervención de dos congresistas demócratas.


MN (dpa, efe)

DW recomienda