1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Bicicletas eléctricas alemanas para Cuba

Desde el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos hay una especie de auge de negocios en la isla caribeña.Un empresario alemán trata de aprovechar la apertura de Cuba a bordo de una innovadora bicicleta.

Martin Staub con sus E-Bikes en La Habana.

Martin Staub con sus "E-Bikes" en La Habana.

Martin Staub fue hace poco detenido en La Habana por dos policías que le exigían pagar una multa porque iba con su bicicleta en contravía. De pronto, los policías, que iban en bicicletas normales, se dieron cuenta que el alemán llevaba una bicicleta eléctrica y le propusieron un trato: una carrera. Si el alemán ganaba, le perdonaban la multa. Ganó el policía con una bicicleta de 21 velocidades.

Martin Staub quiere ahora conquistar el mercado cubano con sus bicicletas eléctricas que asemejan ligeramente a una moto.

Atrayendo a los inversionistas

Alrededor del puerto del Mariel; al oeste de La Habana, se ha establecido una zona económica especial donde las empresas extranjeras gozan de ciertas condiciones favorables. Hace año y medio que entró en vigencia una nueva ley de inversión extranjera. Las reglas del juego están cambiando. El ministro alemán de Economía, Sigmar Gabriel, visitó la isla recientemente.

Taub vio su oportunidad: "Además de los beneficios fiscales e importaciones libres de impuestos, la nueva ley tiene una serie de incentivos a los potenciales inversionistas: residencia temporal y derecho a adquirir bienes inmuebles en la isla".

Grandes obstáculos para pequeños y medianos inversionistas

Staub vino a Cuba por primera vez a mediados de los años noventa y quedó enamorado de la isla: el sol, el trópico, el espíritu de vida. Staub conocía en Saarbrücken a dos fabricantes de bicicletas que armaban bicicletas en su pequeño taller. "La idea con las bicicletas salió de una combinación de pasión por Cuba y la apertura económica del país", dice.

La idea inicial de Staub era construir las bicis en Cuba y exportarlas a todo el mundo. Pero las preferidas del gobierno cubano en Mariel son las grandes empresas como Bosch, VW o Siemens, por ejemplo. Las pequeñas o medianas empresas no reciben las ventajas de las grandes.

Bicicletas eléctricas, un producto único en Cuba

La verdadera falta de incentivos obligó a Martin Staub a fabricar en Alemania para, por lo pronto, venderlas solo ahí. En Cuba planea primero abrir una tienda de alquiler de bicis eléctricas.

Ya está en conversaciones con el ministerio cubano de Turismo y agencias de viajes cubanas. "Ellos preferirían que llenáramos a toda Cuba con bicis", cuenta Staub. También las agencias de viajes alemanas en Cuba han expresado su interés: recorridos en “E-bike” podrían hacer parte de su oferta turística. Pero el emprendedor alemán se quiere limitar, por ahora, a La Habana y alrededores, debido a que se necesitan estaciones de recarga eléctrica, talleres y equipos de reparación.

Es posible que la empresa comience a funcionar desde esta primavera. Pero todavía hay unas cuantas incertidumbres y obstáculos legales por salvar: "Se necesita mucha pasión y extremada perseverancia para hacer negocios en Cuba", reconoce Martin Staub.

"En Cuba no hay aún una guía de cómo fundar una empresa. Estamos en una etapa absolutamente experimental que demanda tiempo, paciencia y mucha comprensión de la otra cultura". Y como para bajar los ánimos y despejar la mente, Staub se monta en su bicicleta eléctrica para dar un paseo por La Habana.

DW recomienda