1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania decide

Bernd Lucke: “Es un error demonizar a AfD”

Las disputas internas han golpeado este año al partido ultranacionalista Alternativa para Alemania. DW se encontró con Bernd Lucke, cofundador de AfD, para preguntarle sobre el giro que tomó el partido.

DW: Sr. Lucke, usted fue uno de los fundadores de Alternativa para Alemania, pero abandonó el partido en 2015. ¿Por qué?

Bernd Lucke: Porque no estaba de acuerdo con el giro que estaba tomando el partido. Se estaba moviendo en la línea antiislámica, con un sentimiento antiextranjero subyacente. También cuestionó las relaciones de Alemania con Occidente, especialmente su pertenencia a la OTAN y también a la Unión Europea, posicionándose claramente contra tratados de libre comercio como el TTIP y el CETA.

 

Más información:

-Elecciones en Alemania: ¿Cómo funcionan?

-Todo lo que siempre quiso saber sobre partidos políticos alemanes

 

Estos cambios se dieron gradualmente. La primera experiencia reveladora en ese sentido fue la crisis que surgió tras la anexión rusa de Crimea. Una creciente minoría del partido simpatizaba con la posición de Moscú y no veía en este acto una violación a la ley internacional. Eso fue una señal clara para mí.

AfD era originalmente un partido euroescéptico, pero se transformó en un partido de derecha populista. Algunos medios alemanes lo acusan a usted de haber creado un monstruo. ¿Está de acuerdo?

No, de ninguna manera; rechazo esas acusaciones. No podemos olvidar que un partido está autorizado a presentar sus posiciones políticas tal como lo hace AfD. No son mis convicciones políticas, pero tampoco lo son las de los socialdemócratas y los izquierdistas. Creo que es absolutamente erróneo demonizar a AfD al punto de comparar un partido con un monstruo.

Pero AfD sigue moviéndose aún más a la derecha. Se especula que su presidenta, Frauke Petry, será removida porque es demasiado moderada. ¿No le sorprende ver hasta dónde ha llegado el partido?

No es una sorpresa, por eso me fui de él. Ya estaba claro en 2015 que el partido se estaba yendo hacia la derecha, y que sigue haciéndolo. Frauke Petry no es moderada, en todo caso. Ella condujo al partido intencionalmente hacia donde está ahora. Lo puso en la misma posición donde están el Partido de la Libertad (FPO) de Austria y el Frente Nacional de Francia y el Partido por la Libertad holandés. Incluso se ha abrazado con los líderes de esos partidos. A veces los medios dan la impresión de que Petry es moderada, pero eso no lo comparto en absoluto.

Petry y Lucke, en 2015.

Petry y Lucke, en 2015.

Tras dejar AfD en 2015, usted fundó un nuevo partido llamado Reformadores Liberal-Conservadores (LKR en alemán). ¿Cómo va ese proyecto?

Cuando ingresé a la arena política, mi objetivo era reformar las políticas del euro y reformar y descentralizar la Unión Europea, y esos son precisamente los objetivos centrales de LKR. También hemos abordado otros temas, como la crisis de los refugiados. El LKR apunta a una política de refugiados bien regulada que respete el derecho fundamental al asilo y la Convención de Ginebra, pero al mismo tiempo propone limitar el número de refugiados, particularmente en el caso de aquellos que no enfrentan peligro inmediato en sus países de origen.

¿Y qué tan exitoso ha sido entre los votantes alemanes con ese mensaje?

Hasta ahora no mucho. Estamos luchando por ganar más atención de la prensa. Somos todavía relativamente desconocidos entre los votantes y no hemos obtenido buenos resultados en las elecciones regionales. En las encuestas, mucha gente no sabe qué es LKR. Es difícil obtener la atención de los medios sin buenos resultados, y es imposible obtener buenos resultados sin la atención de la prensa.

Usted es eurodiputado. ¿Cómo trabaja para abordar las propuestas de LKR desde dentro del sistema?

Trabajo en el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios para dar forma a la política económica. Soy de la opinión de que debemos respetar estrictamente las disposiciones del Tratado de Maastricht y respetar las normas de déficit y deuda vigentes. He tomado posición claramente contra cualquier redistribución de fondos.

¿Apoyó al "brexit”? ¿Apoyaría un referendo similar en Alemania?

No. Creo que algunas decisiones importantes deben ser votadas directamente por los ciudadanos, pero no es bueno tener un referendo sobre asuntos tan importantes como abandonar la Unión Europea, sin explicar claramente cuál es la alternativa: un "brexit” suave, uno duro, cuánto tendremos que pagar, cuáles son los derechos de nuestros ciudadanos en la Unión Europea y cuáles serán al salir, etcétera. Un asunto complicadísimo como la pertenencia a la UE no puede ser decidido así de simple con un "sí” o un "no”.

Sumi Somaskanda (DZC/ERS)

 

DW recomienda