1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Berlusconi quiere evitar su propia condena cambiando una ley

El jefe de gobierno italiano, Silvio Berlusconi, planea aprobar una nueva ley para evitar su propia condena en un proceso por corrupción, informan hoy los medios.

El político y millonario de los medios, de 71 años, quiere introducir una nueva cláusula en una ley prevista por su gobierno sobre cuestiones de seguridad.

Los senadores Carlo Vizzini y Filippo Berselli -del bloque de Berlusconi- presentaron hoy una propuesta según la cual se paralizarían por el momento todos los procesos anteriores a 2002, excepto aquellos de delitos muy graves como terrorismo o relacionados con la mafia.

De ese modo, Berlusconi ganaría tiempo en un proceso en su contra por soborno, según los críticos. El decreto estaría vigente un año.

En ese tiempo, el primer ministro haría aprobar otra ley de inmunidad que básicamente impediría todo juicio a políticos en posiciones clave. "El 'Cavaliere' pone todos los medios y palancas en movimiento para evitar una posible condena", señala «La Repubblica».

El jefe de gobierno se enfrenta actualmente a un juicio por corrupción en Milán en el que se fallará el veredicto antes de agosto. La fiscalía lo acusa de haber pagado en 1997 al abogado británico David Mills 600.000 dólares (unos 456.000 euros) para que éste hiciera declaraciones falsas en un proceso contra el consorcio Mediaset de Berlusconi. Mills también está acusado en el juicio. En caso de ser hallados culpables, ambos podrían ser sentenciados hasta a ocho años de cárcel.

Ya a fines de 2005, Berlusconi intentó mediante una ley salvar de la cárcel a su amigo y abogado Cesare Previti, pero el entonces presidente de Italia Carlo Azeglio Ciampi se negó a firmar la norma.

En los últimos años ha habido media docena de juicios contra Berlusconi, dos de los cuales terminaron con una condena de cárcel en primera instancia. Sin embargo, el político consiguió revertir los fallos en las apelaciones. Otros procesos fueron suspendidos.

Berlusconi fue declarado inocente o se consideró que los hechos habían prescrito. (dpa)