1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Berlusconi a damnificados de terremoto: “Que se lo tomen como un camping”

En las montañas italianas de Abruzo, donde aún se siguen registrando replicas del terremoto del lunes, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y el Papa Benedicto XVI, le roban el show a la tragedia.

default

Miles de damnificados han tenido que refugiarse en tiendas de campaña.

Las más recientes cifras oficiales de victimas mortales dejadas por el sismo se elevaron a 260, así lo confirmó Berlusconi al visitar la zona del desastre natural, lugar donde también le presentó al mundo su muy particular visión sobre la situación de los damnificados, a quienes el Sumo Pontífice de la iglesia católica les prometió una visita en los próximos días.

¿Como en vacaciones?

Berlusconi se encargó de “sacudir” de nuevo a las ya golpeadas victimas del terreno, al entregar a la cadena de noticias alemana NTV declaraciones que de haberse medido en la escala sísmica de Richter seguramente hubieran superado a las registradas el pasado lunes.

“Que se lo tomen como un fin de semana de camping” fue su recomendación a las más de 17.000 personas damnificadas que perdieron sus viviendas y actualmente están refugiadas en albergues temporales en los alrededores de la capital regional L’aquila.

El primer ministro italiano, refiriéndose a la situación en los refugios temporales de aquellos que se quedaron sin hogar luego del terremoto, agregó: "no les falta de nada, tienen atención médica, comida caliente, y su situación es naturalmente sólo provisional”.

Y mientras su jefe de gobierno reparte “consejos positivos” ante la tragedia, los afectados, los que lo perdieron todo y de entre las ruinas excavan los restos de seres queridos, o intentan recuperar objetos que les recuerde un pasado antes del terremoto, se ocupan de enfrentarse a su dura realidad: este miércoles sepultaron a las primeras víctimas, se ocuparon de atender a los más de 1.000 heridos, e intensificaron esfuerzos en la búsqueda de cerca de 50 desaparecidos.

Visita papal

Benedicto XVI, por su parte, se ocupó en su tradicional audiencia de mitad de semana, en la Plaza de San Pedro, del sufrimiento de la gente del Abruzo afectada por el terremoto y les envió un mensaje de aliento y consuelo: “el Papa comparte su dolor y angustia” dijo.

El Sumo Pontífice anunció que espera visitarlos “tan pronto como sea posible” e hizo un llamado a toda Italia a ser solidarios con aquellos que lo han perdido todo con la tragedia, pues “sólo unidos superaremos esta prueba”. Benedicto XVI expresó en su alocución: "sabed que el Papa reza por todos, rogando misericordia al Señor por los difuntos y por sus familiares, y para los supervivientes el respaldo materno de María y el apoyo de la esperanza cristiana".

La comunidad católica en la zona de la tragedia ya confirmó que las ceremonias religiosas de Semana Santa se realizarán, pese a las dificultades, en carpas que funcionarán como capillas provisionales. Las festividades serán presididas por el arzobispo de L'aquila, monseñor Giuseppe Molinari.

Construcciones inseguras

Al sufrimiento de la gente en la región de Abruzo se le suma ahora la polémica sobre la seguridad de las viviendas en las que residían, y que el terremoto redujo a ruinas y polvo. De acuerdo a las informaciones de diferentes medios de comunicación italianos e internacionales, existe la sospecha que muchas de las edificaciones construidas recientemente que resultaron afectadas por la tragedia, no cumplían con los requisitos de seguridad antisísmica exigidas por las normas legales.

El propio alcalde de L´aquila, Massimo Cialenta, expresó su desconcierto ante la magnitud de la tragedia al declarar “aquí se vinieron abajo construcciones nuevas”. El presidente de la Comisión Gubernamental de Rescate, Franco Barberi, dijo por su parte que de ser esto cierto “se estaría enfrentando un problema de control de calidad de las obras, especialmente de las de uso público como los hospitales, escuelas y la sede del gobierno local”.

Autor: Daniel Martínez

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda