1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Berlín y La Habana abren puertas al reencuentro

La visita a Cuba del Ministro de Exteriores Steinmeier es histórica: se reencuentran dos países con fuertes lazos de hermandad en el siglo XX, y se da el disparo de salida oficial a la inversión de Europa en la isla.

EU-CELAC Deutschland Kuba Frank-Walter Steinmeier Bruno Rodriguez Parrilla

El ministro de Exteriores alemán, Frank Walter Steinmeier (derecha), junto a su homólogo cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, durante la cumbre de la EU-CELAC el pasado mes de junio.

Hay un gran simbolismo para la historia política y económica entre Cuba y Alemania en la visita de Frank Walter Steinmeier. No se trata solo de que se trata de la primera de un canciller alemán desde 1959, también es la confirmación esperada por la mayoría de los países miembros de la Unión Europea. En Europa se cree que dilatar más la solución de los diferendos actuales entre Bruselas y La Habana dejaría a la economía europea en condiciones desventajosas frente al acelerado avance que en las negociaciones están teniendo empresas de Estados Unidos, Brasil, Rusia y China, por solo mencionar a quienes ya implementan planes de colaboración económica con el Gobierno de Raúl Castro.

La resonancia para Europa

Los vínculos culturales, académicos y científicos entre ambos continentes no han sido muy afectados, ni siquiera desde que se interrumpieran las relaciones tras la detención arbitraria de 75 periodistas opositores en la llamada "Primavera Negra" de 2003". Según datos oficiales, desde que Fidel Castro cediera el poder a su hermano, la Unión Europea, pese a los desacuerdos en materia política y de Derechos Humanos ratificados en la Posición Común, fue consolidando su presencia en la economía cubana.

El comercio entre la UE y Cuba crece anualmente, y el bloque europeo, superado solo por Venezuela, se convirtió en el segundo socio comercial de la isla, acercándose en la actualidad al 25 por ciento del intercambio comercial cubano con el exterior. Cifras de EUROSTAT de 2013 citaban a la comunidad económica europea como el primer socio exportador de Cuba (26.7 por ciento), básicamente exportando maquinaria y equipos de transporte, productos químicos, manufacturados, alimentos y animales vivos. Asimismo, la UE fue el segundo socio importador más importante (20.7 por ciento), siendo los productos más importados por la UE desde Cuba los combustibles minerales, alimentos, animales vivos, bebidas y tabaco.

Significados para Alemania

En el ámbito nacional, Steinmeier no solo responde con esta visita a la invitación que le hiciera su homólogo cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, durante la reciente Cumbre CELAC-UE. También muestra su apoyo a los intereses crecientes de importantes sectores del empresariado alemán para invertir y comerciar con la isla.

En el año 2000, Alemania y Cuba firmaron una carta de intención para la renegociación de la deuda externa que la isla contrajo con la desaparecida República Democrática Alemana (RDA), unos 500 millones de dólares, reclamados por el Gobierno alemán federal tras la reunificación. Alemania era entonces el cuarto socio comercial de Cuba en Europa y el segundo emisor europeo de turismo hacia la isla.

Durante la FIHAV 2014, la mayor feria comercial de Cuba y del Caribe, se conoció que el intercambio mercantil entre ambas naciones ascendió en 2014 a 191 millones de euros en las exportaciones y a 36 millones en las importaciones. Después de Canadá y Estados Unidos, Alemania es el país que más turistas envía a Cuba cada año. Y la economía alemana está representada por unas 60 empresas, en el sector hídrico, maquinarias de construcción, productos químicos, industria energética y técnicas de protección medioambiental.

Más inversiones alemanas

En esa ocasión, el Embajador, Dr. Peter Scholz, expresó su esperanza de que, por medio de la nueva ley de inversiones extranjeras, crezcan las inversiones alemanas en Cuba y se produzca un aumento considerable en las relaciones comerciales. También subrayó el sostenido interés alemán en abrir una oficina de representación de la economía alemana, lo que se une a la idea de fortalecer los lazos culturales, educacionales y sociales con la apertura de una filial del Instituto Goethe en La Habana.

La visita del Ministro alemán de Exteriores se produce en momentos en que el Gobierno de Raúl castro ha aumentado la represión contra el movimiento opositor. Y ya que recientemente La Habana y Bruselas se sentaron a conversar sobre el tema del respeto a las libertades y los Derechos Humanos, se impone la pregunta: ¿entrará un tema tan importante para la sociedad cubana en la agenda de conversaciones que lleva a Cuba el canciller Steinmeier?