1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Benedicto XVI: “Quitar el antifaz al antisemitismo”

Aunque la visita papal al Cercano Oriente transcurre sin mayores problemas, hay críticas de quienes quisieran un lenguaje más explícito del Vaticano sobre los problemas de la región y el papel de la Iglesia.

default

Benedicto XVI en Tel Aviv.

Tages Anzeiger, de Zürich, Suiza: “Ante las diferencias entre católicos y judíos, la visita del Papa Benedicto XVI a Yad Vashem hubiera podido convertirse en un verdadero martirio. Su alocución fue corta y libre de errores, pero también libre de gestos de humildad. Como se esperaba, el Papa condenó el Holocausto que no debe ser ni minimizado ni olvidado. Y habló de la conmiseración de la Iglesia con las víctimas, pero no de la culpa de la Iglesia en la catástrofe.

Su aparición en Tel Aviv fue más impactante. Allí Benedicto XVI convocó a quitarle el antifaz al antisemitismo. Pero no puede olvidarse cuán fácilmente Joseph Ratzinger ha ignorado el antisemitismo, tanto de sus antecesores como de la rehabilitada Hermandad lefevrista.”

Hay que dialogar con Irán

Paris-Normandie, de Rouen, Francia: “Sin Irán no habrá solución a los problemas del Cercano Oriente. Alguna vez hubo dos poderes en la región: Irán e Irak. Ambos se mantenían neutralizados con continuas guerras. Estados Unidos hizo desaparecer a Irak como potencia regional. Por ello es que no hay alternativa a la de dialogar con la única potencia sobreviviente para garantizar la paz.

Washington sueña con un Irán que le facilite una salida decorosa de Irak y Afganistán. Un Irán que desista de sus planes nucleares y que, a cambio, sea reconocido como líder regional.”

No fortalecer industria del secuestro en los mares

Neue Osnabrücker Zeitung, de Osnabrück, Alemania: “La cacería de piratas del Gobierno de Merkel asusta. En vez de guiarse por una estrategia clara, reinan las peleas: por un lado, entre los ministerios del Exterior, el Interior y Defensa. Y por el otro, entre socialdemócratas y cristianodemócratas. Todo esto sólo demuestra lo mal organizada que ha sido la operación frente a las costas de Somalia por parte de Berlín.

Merkel no debería perderse en la campaña política (para las elecciones parlamentarias de otoño 2009) sino expresarse claramente: acciones de rescate de barcos alemanes secuestrados deben ser asumidos sólo por el Bundeswehr, el ejército alemán. La canciller está habilitada para ello por el Parlamento y por Naciones Unidas.

Es el ejército (y no la policía alemana) el que posee submarinos, aviones, barcos y tropas élite para llevar a cabo las acciones pertinentes. Estados Unidos y Francia han demostrado que cuando hay voluntad, hay alternativas al pago de horrorosas sumas que no hacen sino fortalecer esta industria del crimen.”

JOV/dpa

Editora: Cristina Papaleo