Bayern vs Inter: victoria alemana | Deportes | DW | 23.02.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Bayern vs Inter: victoria alemana

En 2010 el Bayern vio truncado su sueño de ganar la Champions League al perder la final contra el Inter Milán. En esta temporada los dos equipos se reencuentran en octavos de final y el Bayern ganó el partido de ida.

default

Mario Gomez (centro). El delantero hispano-alemán encabeza la clasificación de goleadores en la Bundesliga y es segundo en la de la Champions League.

El Bayern Múnich consiguió lo que buscaba: derrotó al Inter por 1-0 con un gol agónico que lo acerca a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa. Cuando el partido de ida de octavos se cerraba sin goles en el Giuseppe Meazza, apareció Mario Gomez para aprovechar un mal despeje del arquero Julio César tras un zurdazo desde fuera del área de Arjen Robben y sentenciar la victoria del conjunto alemán, que llegará al cotejo de vuelta, en casa, con las mejores posibilidades.

Los antecedentes

Pese a que oficialmente en Múnich se evita mencionar la palabra “revancha” para describir el partido contra los italianos, y el goleador Mario Gómez asegura que “no lo es porque esta vez no se trata del título en la Champions League sino del tiquete a la siguiente ronda, a cuartos de final”, el Bayern no puede ocultar que por lo menos se trata de la oportunidad de una “reivindicación” ya que como concedió Thomas Müller antes de emprender el viaje a Milán “la derrota de hace 9 meses en Madrid, donde perdimos contra ellos la final, aún está en nuestra memoria” como un recuerdo doloroso.

En aquella oportunidad Müller tuvo la más grande oportunidad de empatar el partido a un gol para el Bayern y darle a la historia un curso diferente, pero el juvenil atacante, que un par de meses después se coronaría como goleador del Mundial de Sudáfrica 2010, fracasó en su intento al enfrentar al portero del Inter Julio César. “Esta vez el balón va a entrar por lo menos una vez” afirmó confiado al recordar la escena en la final de la Champions League en Madrid.

Un Bayern diferente

Uno de los argumentos de más peso que respalda la confianza que tiene el Bayern de obtener un positivo resultado en Milán es su plantilla; en esta ocasión, a diferencia del partido en mayo del 2010, Franck Ribéry –en aquel momento suspendido por la UEFA- podrá jugar al lado de su socio holandés Arjen Robben. Juntos conforman una de las parejas ofensivas más espectaculares y peligrosas en Europa.

Además, la pareja de centrales de los alemanes, que en Madrid le permitió al delantero argentino del Inter Diego Milito hacer de las suyas y sellar el triunfo de su equipo con dos goles de su autoría, ya no es la misma. A Martín Demichles (hoy en Malaga) y Daniel van Buyten (en el banco de suplentes) los sucedieron Holger Badstuber y Anatoli Timoschtschuk con el respaldo del brasilero Breno. Esa zona continúa siendo el talón de Aquiles del Bayern, pero aún así el dúo actual luce mucho más afinado que el que disputó la final de la Champions League en Madrid.

Otro factor a favor de los muniqueses es la buena racha de su delantero Mario Gómez, quien no se cansa de hacer goles y con 18 anotaciones encabeza la clasificación de artilleros de la Bundesliga. En total el hispano-alemán lleva 26 goles en 22 partidos oficiales, una impresionante estadística, 6 de ellos en la Champions League donde también tiene posibilidades de alcanzar el trofeo como goleador del torneo donde actualmente ocupa la segunda posición detrás de su rival de turno, Samuel Eto´o.

El Bayern presentará en el partido de octavos de final seis modificaciones con respecto al once inicial del último enfrentamiento contra el Inter: Thomas Kraft (nuevo arquero titular en reemplazo de Jörg Butt), Daniel Pranjic (lateral izquierdo), Timoschtschuk, Luiz Gustavo (el brasilero toma el puesto del ex capitán Mark van Bommel), Ribéry y Gómez.

Alemania cruza los dedos

Pero también hay otra razón diferente a una posible revancha para que el partido en Alemania sea seguido con atención por todo el país, una que para el fútbol local tiene un gran significado pues generará un cambio para bien en el fútbol alemán: el cuarto cupo en la Champions League a partir de la temporada 2012/2013.

Un empate, o una derrota, significaría para los italianos la confirmación matemática de la perdida del tercer lugar en la clasificación quinquenal de la UEFA y con ello la Serie A cedería a Alemania el derecho a enviar directamente a la Champions League tres representantes y optar por un cuarto mediante una ronda clasificatoria como sucede hasta ahora.

Así las cosas, este miércoles en Milán el Bayern podría sacarse una espina y de paso hacerle un regalo al fútbol alemán.

Autor: Daniel Martínez

Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda