1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Ayuda no significa necesariamente ayuda

En el distrito Nagappattinam, en el estado Tamil Nadu al sur de la India, hay que abastecer a más de 180.000 afectados por el maremoto. Pero no siempre la ayuda les llega a todos y no siempre es útil.

default

Cajas llenas de comida y ropa para los afectados del maremoto.

Desde hace 5 días, N. Raju trabaja para la Friend´s Welfare Association, Asociación para el Bienestar de los Amigos de Sri Vinakaza, en Nagappattinam. Con mucho gusto emprendió el largo viaje desde Bangalor, la capital del estado de Karntaka, a Nagapattinam, e incluso donó el sueldo de un mes para las víctimas de la catástrofe.

"Compramos 5 toneladas de arroz, pan, galletas, sábanas, medicamentos, ropas, saris, vajilla, jabón, pasta de dientes", comenta Raju, quien conduce un camión por los diversos pueblos afectados del distrito. Con frecuencia se repiten escenas tumultuosas cuando le quitan de las manos los suministros.

¿Hay corrupción en Nagappattinam?

La cooperación con las autoridades de Nagappattinam no funciona bien, comenta Raju. Las autoridades, por ejemplo, no sabían qué pueblos son los más afectados. Además, no hicieron muchos esfuerzos para hacer llegar la comida a la gente. La compasión y la disposición a donar para los afectados de la catástrofe en la India son tal que llegan suministros de todas partes. También los llamados Non-Residential Indians (NRis), no residentes en la India, donaron millones desde el extranjero.

Según Rajus, las donaciones y los suministros son utilizados por las autoridades para sus propios propósitos.

Sobre todo en la "Collectors Office" en Nagappattinam, la oficina central donde se encuentran todas las informaciones sobre la población y los suministros, critica Rajus con dureza: " La oficina central vende el agua y los saris. No se reparte nada a la gente. La gente no tiene sentido de humanidad y quiere sólo ayudar a sus familias. La gente necesitada no recibe nada."

Kombo Seebeben Indien Hilfe für Opfer

Problemas y más problemas

De hecho hay siempre gente que no está satisfecha con la labor de las autoridades. Sin los envíos de ayuda de las numerosas ONG estarían perdidos, se comenta. Veera Shanmugah Moni, coordinador para la ayuda en la "Collectors Office" de Nagappatinam responde a las críticas: "Nuestro trabajo es transparente."

Shanmugah cuenta las dificultades con las que se encuentra: "En algunos casos no pudimos permitir a la gente que se llevaran los suministros a los lugares afectados. Con frecuencia había 600 familias y sólo tenían suministros para 300 familias. Se hubiesen producido tensiones." Los afectados reciben ayuda, cocinamos para ellos in situ, ya que la comida que se transporta a larga distancia no es con frecuencia saludable." Además añade "Hay gente maliciosa que inventa historias, pero no son verdaderas."

No todo lo que se hace con buena intención es útil

No obstante, no todos los suministros enviados con buena intención se adaptan a las necesidades de los pueblos afectados. Donaciones de todo el mundo llegan a la India. También envían ropa como pantalones, camisetas y faldas, que fueron repartidos a los afectados. Es decir, ropa occidental que no es tradicional en la India. Además, la ropa es de segunda mano, y para las personas necesitadas es una ofensa que se les ofrezca ropa 'impura'.

Montañas de ropa se amontonan en las calles. El Dr. Vijaya Kumar de la Cruz Roja en la India comprende la reacción de los afectados. "La ropa es vieja y por eso se niegan a utilizarla. Si fuese nueva, la aceptarían". Es difícil, con tal cantidad de afectados, satisfacer a todos.

Priya Esselborn, enviada especial en Nagappattinam

DW recomienda