1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Australia: investigan toma de rehenes como ataque terrorista

Un ciudadano australiano de origen somalí mató a un hombre y tomó como rehén a una mujer en la ciudad de Melbourne. El Estado Islámico reivindicó el suceso, aunque las autoridades dudan de su autoría.

Las autoridades australianas confirmaron este martes (06.06.2017) que investigan el incidente ocurrido en un bloque de apartamentos en la ciudad de Melbourne, donde murieron el agresor y un ciudadano, como un ataque terrorista.

"Es un ataque terrorista y subraya la necesidad de que estemos constantemente vigilantes, que nunca nos desalentemos, siempre desafiantes, ante la cara del terrorismo islamista", dijo el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, a periodistas.

"Los incidentes de ayer demuestran que la amenaza del terror es real", dijo, por su lado, el comisionado de la Policía australiana en funciones, Michale Phelan, quien recordó que desde que se elevó la alerta terrorista a "probable" en 2014 se han registrado cinco incidentes de este tipo.

El hecho ocurrió en un suburbio de la ciudad de Melbourne, donde un hombre fue asesinado y luego una mujer fue tomada como rehén. El agresor fue identificado como Yacqub Khayre, un somalí de 29 años, que había estado en prisión por un robo violento en 2012 y se encontraba en libertad condicional desde noviembre pasado.

Kahyre, quien fue abatido por agentes de seguridad en la toma de rehenes, había sido vinculado en el pasado a los planes para atacar en 2009 una base militar en Sídney, aunque fue absuelto por la justicia.

La policía respondió a un llamado desde el complejo de departamentos en el suburbio de Brighton, donde luego hallaron muerto a un empleado del lugar. El atacante luego tomó como rehén a la mujer, a quien forzó a llamar al canal de noticias Channel Seven de Melbourne durante el enfrentamiento con la policía.

"Esto es por EI. Esto es por Al Qaeda", dijo el agresor. La policía intentó negociar, sin éxito, y luego irrumpió en el edificio para abatir al atacante. Tres policías resultaron heridos en el enfrentamiento.

El Estado Islámico reivindicó el suceso a través de su agencia de noticias Amaq, aunque las autoridades australianas dudan de su autoría, según informan medios locales.

Pero Graham Ashton, comisionado de la Policía del estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, alertó más temprano que, aunque se trata de un "incidente terrorista", no existen pruebas que apunten a que Khayre actuó por órdenes del exterior.

JCG (EFE, dpa)

DW recomienda