1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Asilo: ¿por qué llegan tantos niños solos?

Hay muchas especulaciones sobre las razones de este fenómeno, pero lo único cierto es que se debe a razones familiares.

Albergue para refugiados en Essen-Kupferdreh.

Albergue para refugiados en Essen-Kupferdreh.

Solo en Hamburgo el número de peticionarios de asilo menores no acompañados se ha cuadruplicado. Se trata de niños y jóvenes menores de 18 años que llegan a Alemania sin padres u otros miembros de la familia. En 2014 llegaron a Hamburgo 650 menores, en lo que va de 2015 ya van 2.800.

No todos los niños perdieron a sus padres en el camino, muchos salieron de sus casas solos. La mayoría proviene de Afganistán, Siria o Eritrea.

El acertijo de la edad

Según Joachim Lenders, jefe del sindicato de la Policía de Hamburgo, el 90% de los menores no acompañados es de sexo masculino y no porta papeles de identidad. Para establecer su verdadera edad las autoridades encargan, a menudo, exámenes forenses de algunos jóvenes que pueden tener más de 18 años. La ley de asilo alemana ofrece especial protección a menores de 18 años, no acompañados. Una ventaja que parece haberse convertido en un rumor a voces en algunos países, aunque “no hay pruebas fehacientes de ello”, apunta Lenders.

Peregrinación con clara misión

Según la parlamentaria bávara Daniela Ludwig, hay jóvenes de 16 y 17 años que le preguntan directamente a la policía sobre el cómo y cuándo pueden traer a sus familias, una vez ellos reciban asilo oficialmente. En la ciudad bávara de Roseheim se cuentan 2100 menores no acompañados.

Al parecer, hay familias que envían a sus hijos menores de edad, solos y con la única misión de lograr asilo para luego pedir la reunión de toda la familia en Alemania. Ludwig cuenta que “en Afganistán hay comunidades completas que se reúnen para elegir al que consideran más capaz de lograrlo y también aportan dinero para pagar a los traficantes de personas bajo el lema de que “si uno de nosotros logra salir adelante en Alemania, toda la comunidad se beneficiará”.

Estos chicos son llamados por las autoridades alemanas “Niños ancla”. El jefe de la oficina de asistencia social de jóvenes de Rosenheim, Johannes Fischer, confirma la existencia de estos casos en los que los niños son considerados “un seguro” para la familia, pero nadie tiene cifras concretas.

¿Reforma de ley de asilo?

La también diputada bávara Andrea Lindholz no puede aún decir que se trata de una "tendencia”, pero advierte estudiar caso por caso cuando el menor exige que su familia también sea recibida en Alemania. “El reto mayor”, según Lindholz, es “garantizar la intensiva atención de los menores”. Andrea Lindholz, también abogada especializada en derecho de familia, cree que, a partir del 1° de enero de 2016, gracias a varias reformas legales, va a ser más difícil para los jóvenes manipular su verdadera edad pues los exámenes médicos van a extenderse.