1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Art Basel o la belleza en medio de la crisis

En la feria de arte moderno más grande del mundo hay mucho para ver: 300 galerías y 2.500 artistas presentan sus obras del 10 al 14 de junio. La crisis parece no afectar el deseo de mostrar y ver buen arte.

default

El yo y el ello, de Franz West. (Cortesía de Art Basel).

En Basilea, Suiza, todos los años abre sus puertas Art Basel reuniendo obras de arte contemporáneas de las mejores galerías del mundo. La idea de esta feria nació en 1968 como iniciativa de galeristas y artistas suizos, entre ellos Trudl Bruckner y el matrimonio Ernst y Hildy Beyeler. En 1969 se organizó la primera feria y cada año sorprende al público con obras de calidad a los visitantes.

En tiempos en que los museos se quejan de la falta de mecenas, y ferias como la Art Cologne ve disminuir su número de visitantes, Art Basel transmite un mensaje optimista a los amantes del arte.

40 años por el arte

En su edición Nr. 40, Art Basel parece haber comenzado con entusiasmo a

Art Basel 2009 Francis Bacon

Francis Bacon autoretrato, 1972. (Cortesía de Art Basel)

pesar de la crisis económica. En estos cuatro días se espera que más de 60.000 personas puedan disfrutar de las pinturas, instalaciones, esculturas, fotografías y videos. Casi 1.100 galerías se postularon para tomar parte este año, y entre los expositores se cuentan 75 de EE.UU., 56 de Alemania y 33 de Suiza. De Alemania pueden verse obras de la galería Susanne Sander, de Colonia, y Johann König, de Berlín, además de Dvir Gallery, de Tel Aviv. También se presentan las galerías Kurimanzutto y OMR de México, Ruth Benzacar de Argentina y la Galería Millan de Brasil. Además, se pueden admirar las obras de los galeristas Pepe Cobo, Elvira González y Joan Prats de España.

Art Basel 2009 Matthew Day Jackson

Blum Matthew Day Jackson Apollo Space Suit (Cortesía de Art Basel).

“Hemos apostado por fuertes contenidos e ideas en vez del aspecto monetario”, dijo el periodista Marc Spiegler, quien junto a la suiza Annette Schönholzer dirige la feria. Spiegler, que nació en EE.UU., siempre tomó en sus artículos una posición a favor de un trabajo serio de las galerías de arte como plataforma para el desarrollo de los artistas. Ve en la gran oferta de obras que se brinda al público una respuesta a la crisis. El banco suizo UBS es el principal mecenas de Art Basel, a pesar de haber tenido que cerrar su departamento de arte por falta de fondos.

Espacio para novatos y grandes maestros

El espacio de la feria contiene muestras de arte enfocadas en

Ausstellung Art Unlimited

"Untitled" (1970) del artista venezolano Jesus Rafael Soto. (Galería Mayer). Art Unlimited. (Cortesía de Art Basel).

temas especiales, como la de Art Statements, que promueve a artistas jóvenes. Esta exposición da lugar a 27 proyectos de artistas de todo el mundo y es el centro de atención para quienes están comenzando a hacerse conocer en el mundo del arte.

Art Unlimited, por su parte, ofrece al espectador la posibilidad de ver a los grandes maestros, como Pablo Picasso, Andy Warhol y Anselm Kiefer. “La familia del jardinero”, de Picasso, se vende por 6,5 millones de dólares. Pero lo ilimitado de la muestra no se refiere sólo al precio, sino obras que por motivos de espacio, técnicos o conceptuales no cabrían en otro lugar. La escultura en forma de torre del japonés Yoshitomo Nara, de cinco metros de altura, por ejemplo, que puede comprarse por 428.000 euros.

Otro atractivo especial de programa de Art Basel es la ópera “Il Tempo del Postino”, concebida como exposición grupal por los curadores Ulrich Obist y Philippe Parreno. En ella, quince artistas exhiben sus obras basadas en la temporalidad y no en lo espacial, presentadas una después de las otras sobre un escenario. De este modo, se trata de expander la percepción del observador mostrándole obras que suceden en un marco temporal, una especie de arquitectura teatral que intenta brindar otro tipo de experiencia artística.

La buena noticia que trae Art Basel es que la crisis no ha acabado con el interés por el arte, ya no sólo como objeto de venta, sino como producto de artistas, galeristas y organizadores que apuestan al desarrollo de los artistas, a la belleza de la obra y no sólo al dinero. Según Annette Schönholzer, “este es el regalo de cumpleaños a nuestro público”.

Autora: CP/dpa

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda