1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Internacional

Armas nucleares: cheque en blanco para Donald Trump

Trump amenaza a Corea del Norte con "fuego y furia", e insinúa indirectamente en Twitter el uso de armas nucleares. ¿Cuáles son los pasos para oprimir el “botón rojo”?

Misiles nucleares B61

Misiles nucleares B61

¿Puede el presidente de EE.UU. decidir por sí solo el uso de armas nucleares?

Sí. El presidente de EE.UU. es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas. Sólo él decide el uso de las armas nucleares.

Normalmente, el Congreso tiene que aprobar una declaración de guerra. Sin embargo, para el uso de armas nucleares no rige el sistema de pesos y contrapesos, por lo que aquí la separación de poderes no se aplica.

Bruce Blair, experto en seguridad y asuntos nucleares de la Universidad de Princeton, explica a DW que "dicho protocolo fue diseñado para una acción rápida y eficaz, no para largas consideraciones”. Según Blair, este protocolo le expide un "cheque en blanco” al presidente para usar armas nucleares. Trump no necesita consultar ni a su propio ministro de Defensa. Aún así, una salida en solitario es poco probable.

¿Cuál es el proceso de decisión?

Antes del uso de las armas nucleares, el presidente consulta con sus asesores civiles y militares, entre ellos el secretario de Defensa, el asesor de Seguridad Nacional y el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.

Si Estados Unidos es atacado, las deliberaciones no pueden durar más de 30 segundos. Aunque el Ministerio de Defensa y los asesores militares u otros no estén de acuerdo: la decisión del presidente es vinculante, el comando debe ser ejecutado.

¿Cómo se ejecuta la orden?

El  famoso "botón rojo" no existe, así Hollywood cuente otra cosa. Tan pronto como el Presidente ordene un ataque nuclear, no hay veto que valga", explica el experto nuclear Franklin Miller.

El Pentágono transmite entonces la orden en una frase de la longitud de un trino a las bases nucleares correspondientes. "Cinco minutos después de la decisión del Presidente, el engranaje para un ataque nuclear ya está en movimiento”, dice Blair. Los submarinos con misiles nucleares estarían listos en 10 minutos.

¿Qué ocurre si el presidente se va de viaje?

La maleta nuclear está siempre a su alcance. Cinco soldados se intercambian para cargar el maletin que pesa 20 kilos y contiene el "Libro Negro” con varios planes de ataque, así como los "Go Codes”, una especie de manual para ataques.

En la realidad, el  presidente debe llevar la tarjeta con los códigos (el supuesto botón rojo) para autorizar los ataques nucleares siempre pegada a su cuerpo.

Pero se rumora que Clinton la extravió  y duró meses buscándola entre sus vestidos y que Jimmy Carter mandó una vez su ropa a la lavandería dentro de la que iba el llamado "botón rojo” con los códigos.

Christoph Ricking / Michael Knigge (jov/vt)

DW recomienda