1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

"Argentina será más interesante para Trump que México"

Donald Trump impulsará un cambio radical en la política de EE. UU., que marca el inicio de una nueva era, según el politólogo Wolf Grabendorff, con desafíos y oportunidades para América Latina.

El politólogo e historiador Wolf Grabendorff tiene una larga carrera como analista político sobre América Latina. Con excepción de México y Argentina y por distintas razones, la región no se encuentra en el radar del futuro presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Grabendorff coincide con otros analistas sobre un posible acercamiento entre Rusia y Estados Unidos si el designado magnate petrolero Rex Tillerson al frente del Departamento de Estado es confirmado en el cargo.

El analista prevé un cambio radical en la política exterior norteamericana, pero advierte que eso también abre oportunidades para los países latinoamericanos que tendrán que fortalecer sus lazos con otras potencias en un mundo multipolar, con mayores dificultades para México, debido a su cercanía y dependencia respecto a Estados Unidos.

DW: ¿Qué depara a América Latina la llegada del presidente electo Donald Trump y de su nuevo gabinete?

Wolf Grabendorff:  Todo su gabinete refleja un cambio en la posición de Estados Unidos en el mundo. Está integrado por generales y multimillonarios, gente que tiene una experiencia muy distinta en el quehacer político que otros gabinetes en el pasado.  Para América Latina eso puede implicar una situación mucho más complicada en muchos aspectos, tanto políticos como económicos. Las élites de estos países tradicionalmente han considerado a Estados Unidos como un estado benefactor que ayuda ante situaciones difíciles de la región. De eso nos podemos olvidar ahora. Con excepción de México, América Latina no va a tener ninguna importancia para Trump. Ya manifestó en su campaña que México es un tema muy especial para él y me temo que las relaciones bilaterales de los países vecinos van a ser muy difíciles, con efectos sobre todo en el tema migratorio.

¿Dará la espalda a Centroamérica, en donde Estados Unidos ha respaldado la Alianza para el Progreso para frenar la violencia y la migración masiva?

Trump tiene un único interés: los Estados Unidos y sus votantes. Estamos ante un cambio del sistema internacional radical y eso va a implicar un manejo diferente del departamento de Estado por parte del millonario empresario texano Rex Tillerson. Ha manejado Exxon, una de las empresas más importantes del mundo, como un estado paralelo. No es un hombre con mucha experiencia diplomática, pero sí internacional debido a la empresa petrolera, que tiene presencia en 50 países.  Tiene relaciones muy especiales con el presidente ruso Vladimir Putin por los intereses de ExxonMobil en Rusia. A mediano plazo, Rusia y Estados Unidos podrían construir una relación muy distinta a la que estamos acostumbrados tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Rex Tillerson se opuso a las sanciones contra Rusia por el conflicto en Ucrania.

Rex Tillerson se opuso a las sanciones contra Rusia por el conflicto en Ucrania.

El mundo se ha vuelto más peligroso con conflictos como el de Siria. ¿Habrá un mejor manejo con Rusia y Estados Unidos como aliados?

Es un mundo bastante peligroso. Lo que ha registrado la historia es que cuando hay un cambio en el orden internacional, se producen conflictos y guerras. Estamos al borde de una redefinición de la convivencia internacional, construída principalmente por Estados Unidos con la ayuda de Europa y Japón, que está llegando al final de sus posibilidades. Desde hace por lo menos una década, los estadounidenses no han visto claramente la emergencia de nuevas potencias como China, India y Rusia, que tienen otra visión del mundo. Y tienen cada vez más importancia no sólo política sino económica. Es esencial construir una relación menos arrogante por parte de Occidente. Hasta ahora Estados Unidos ha estado pensando que el mundo es de ellos. Además, es una nación muy dividida, con muchos problemas internos, que hemos visto claramente  durante la campa.ña de Trump.                    

La consigna de campaña de Trump fue "Haz América grande otra vez" (Make America great again), ¿Qué período de la historia quiere revivir? ¿La década de los años 60 bajo el Plan Marshall, cuando las empresas estadounidenses se volvieron trasnacionales?

Hoy en día, Estados Unidos está produciendo muy poco. Todos los productos importantes de las empresas norteamericanas están hechas en China. Tampoco está produciendo alta tecnología. No es el mismo país de hace 70 años. Europa y América Latina todavía asocian todo lo moderno, lo novedoso con ese país. Con Trump veremos una política que tomará en cuenta sólo los intereses del país sin importar lo que ocurra en el resto del mundo. Será una política completamente distinta a la que estamos acostumbrados y eso va a tocar especialmente a América Latina, con el problema migratorio por un lado, y con una debilidad como interlocutores. Rusia o China, incluso India, pueden tener una voz más fuerte frente a Trump. Pero Argentina o Brasil en las actuales condiciones, ni hablar de México, son países que no pueden articular una estrategia de defensa ante los planes del nuevo gobierno que comenzará sus funciones el próximo 20 de enero.

¿Qué puede esperarse en el ámbito energético con México tras las reformas en el sector, algún beneficio para las petroleras estadounidenses?

Es motivo de especulación en Washington. Hay analistas que afirman que Rex Tillerson, por su propia experiencia internacional será hábil al no retomar temas relacionados con su cargo al frente de Exxon. Eso ha sido habitual en la historia de Estados Unidos. Si recordamos el caso del empresario Robert McNamara (Secretario de Defensa bajo John F. Kennedy y Lyndon B Johnson), que había sido presidente de Ford, no hizo nada por Ford siendo secretario de Defensa en los tiempos de la guerra de Vietnam. Es posible que Tillerson utilice sus contactos internacionales, pero más bien trabajará a favor de las ideas de Trump y no de su papel como capitán de Exxon.  Todavía habrá que ver, pero esa idea que alguna gente ha mencionado en los últimos días, de que podría frenar el efecto de Trump en México o podría ser relevante en el tema de hidrocarburos, no lo creo. Eso no sería un suficiente contrapeso para Trump.

Sin embargo, presionar a las empresas estadounidenses para crear empleos dentro de Estados Unidos será difícil, los altos costos laborales hacen que las empresas estadounidenses se vayan a producir a China y a México.

Estamos acostumbrados a que la globalización es lo bueno, y que el mercado por sí sólo puede definir en dónde producir y en dónde vender. Trump precisamente se opone a esta idea. No sé cuántos millones de estadounidenses han perdido en los últimos diez años no sólo su puesto de trabajo, sino también su dignidad como trabajadores. Trump ha ganado la presidencia gracias en buena parte a los votos de esa gente y ha decidido que esas empresas deben regresar y producir en Estados Unidos y eso puede implicar que las cosas puedan ser mucho más caras, y también las ganancias de esas empresas, que esconden sus capitales en Panamá o las Islas Vírgenes, ya no serán tan grandes como antes. Es probable un conflicto entre Trump y muchas empresas trasnacionales. Porque ya no se trata de empresas nacionales. Trump va a insistir mucho en que los efectos positivos deben ser nacionales, un pensamiento muy similar al de Putin, que también recuerda a sus grandes empresas, sobre todo a las energéticas, que lo importante es que tengan un efecto positivo para el país. 

Apple produce sus IPhones en China, ¿tendrá que volver a Estados Unidos?

Apple produce sus IPhones en China, ¿tendrá que volver a Estados Unidos?

¿Estamos ante el fin la era neoliberal iniciada con Margaret Thatcher en el Reino Unido y Ronald Reagan en Estados Unidos?

Estamos ante el principio de un cambio. No creo que tengamos claridad en los próximos seis meses. Pero tal vez en unos 10 o 20 años los historiadores coloquen a Trump como lo que marcó el fin de la globalización liberal. Tendremos globalización, pero con una mayor influencia de la India, de China y Rusia, y no tanto de Estados Unidos.

¿Tendremos en el futuro como consecuencia estados más fuertes que regulen la economía?

No sabemos hasta qué punto es posible hacer esto en las condiciones de globalización que vivimos actualmente. Eso provocaría una ola de problemas, de pérdida de ingresos, tanto para las empresas trasnacionales como de ingresos para los Estados, los cambios radicales como lo fueron en los tiempos de Thatcher, sobre todo para la clase trabajadora, tuvieron costos, no sólo económicos sino políticos y esos costos políticos los estamos viendo ahora con el señalamiento de algunos países como los culpables. Un conflicto entre China y Estados Unidos es más probable de lo que era hace unos años. 

¿Hay alguna cuestión que quisiera usted añadir?

En relación con América Latina habría que decir que además de México, Exxon tiene enormes intereses en Argentina, en el famoso yacimiento petrolífero de Vaca Muerta, una de las mayores fuentes de gas en el mundo.  ExxonMobil ya tenía prevista la inversión de unos 10.000 millones de dólares en los próximos años en Argentina. Por el interés mismo que ha demostrado Exxon hasta ahora en el país sudamericano será más interesante como socio para Estados Unidos que México, que tiene los problemas de vecindad y de migración. Por otro lado también es posible que un cambio de las relaciones internacionales beneficie a América Latina. Algunos países, como Brasil y Argentina tratan de tener buenas relaciones con Rusia, eso será más fácil en los próximos años.