1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Argentina: relevo presidencial con sabor amargo

La presidenta saliente de Argentina se ha negado a entregar personalmente la banda y el bastón presidencial a su sucesor, Mauricio Macri. El acto simbólico del traspaso del poder ha adquirido tintes absurdos.

No todo comienzo es fácil, menos cuando se aspira a asumir el mando de un país. Sin embargo, un acto tan sencillo como la entrega de la banda y el bastón presidencial se ha convertido en la primera prueba de fuerza para el presidente electo de Argentina, Mauricio Macri.

A diferencia de su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner, Macri ha manifestado el deseo de recibir los dos atributos simbólicos de su cargo en la sede del poder Ejecutivo, la llamada Casa Rosada, retomando la vieja tradición que fue rota en 2002. Ese año, Eduardo Duhalde optó por recibir la banda y el bastón presidencial en la Cámara de Diputados, puesto que había sido elegido por la Asamblea Legislativa.

El difunto Néstor Kirchner y su esposa Cristina siguieron este ejemplo, probablemente para subrayar su compromiso con los argentinos, al celebrar el traspaso del poder delante de los representantes del pueblo.

Interviene la Justicia argentina

Cristina Fernández de Kirchner tras su investidura como presidenta argentina.

Cristina Fernández de Kirchner tras su investidura como presidenta argentina.

Ante la negativa de Fernández de Kirchner a entregar personalmente los atributos de mando a Macri en la Casa Rosada, el relevo de la mandataria adquirió tintes absurdos.

Sorteando los obstáculos en el camino rumbo a la silla presidencial, Macri “informó” el sábado pasado a la presidenta saliente el “Programa Oficial de los actos del próximo diez de diciembre”. De acuerdo con el comunicado, Macri jurará su cargo en la Cámara de Diputados, como lo establece la Constitución argentina, y después se trasladará a la sede del Ejecutivo donde recibirá los atributos de mando en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno.

Tras días de tira y afloja entre Macri y Kirchner, la Justicia de Argentina ha decidido intervenir en la disputa, dictaminando que el mandato de la presidenta saliente concluye a la medianoche de este miércoles (09.12.2015), pero que su sucesor no podrá asumir el mando hasta que no preste el juramento ante el Congreso de la Nación. En las doce horas previstas entre el inicio del mandato de Macri y su asunción, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, estará a cargo de la Jefatura del Estado.

Kirchner no presenciará ceremonia de jura

A raíz de esta decisión judicial, la mandataria decidió no participar en la entrega de la banda y el bastón presidencial e incluso brillará por su ausencia en la ceremonia de la jura. Será la primera vez desde el regreso de la democracia al país sudamericano, en 1983, que un presidente saliente no le entrega a su sucesor los atributos de mando. La decisión de Cristina solo tendrá consecuencias protocolares, pero no legales.

La disputa en torno a la entrega de los atributos presidenciales ha dejado un sabor amargo a la toma de poder de Mauricio Macri. No obstante, también en el futuro el presidente electo deberá lidiar con una poderosa oposición kirchnerista.

DW recomienda