Argentina ratifica su reclamo por Malvinas | América Latina | DW | 13.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Argentina ratifica su reclamo por Malvinas

Un 99,8 por ciento de los habitantes de las islas Malvinas decidieron que quieren continuar siendo británicos, pero, a pesar del claro resultado, Argentina sigue reclamando la soberanía sobre las islas.

Por si alguien todavía no lo había entendido, Gavin Short, consejero de la Asamblea Legislativa de Malvinas volvió a subrayarlo: “Sra. presidenta Fernández de Kirchner, le hemos enviado un claro mensaje: no deseamos en absoluto vivir bajo el Gobierno de Buenos Aires”, dijo Short a la prensa.

En vista del contundente resultado del referendo, el anuncio de Short pareciera estar demás. Sin embargo, el Gobierno argentino, si bien tomó conocimiento del deseo de los habitantes de las islas, no piensa cambiar nada en cuanto a su posición y su demanda de soberanía. “Para nosotros, eso es totalmente irrelevante”, dijo Alicia Castro, la embajadora argentina en Londres. Además, en entrevista con una emisora argentina, Castro manifestó asimismo su esperanza de que Argentina vuelva a tomar el control de Malvinas en una fecha no demasiado lejana. “Estamos trabajando en eso con medios pacíficos y diplomáticos”, afirmó.

¿Qué posibilidades tiene Argentina?

Los británicos ocuparon las islas en 1833 y les dieron el nombre de Falkland. Muchos de sus habitantes actuales son descendientes de los primeros pobladores británicos. En la

Alicia Castro, embajadora argentina en Londres.

Alicia Castro, embajadora argentina en Londres.

Guerra de las Malvinas, que duró dos meses y terminó con la capitulación de Argentina, el 14 de junio de 1982, murieron 649 militares argentinos y 255 británicos, y 3 civiles malvinenses. A pesar de eso, el Gobierno de Buenos Aires aún se aferra a su demanda de tomar el mando en las islas, pero no cuenta con muchos medios para lograrlo. El resultado de la votación no solo es un duro golpe para la política exterior de Cristina Fernández de Kirchner, sino también un instrumento sumamente útil para todos los que, hasta el momento, tenían una posición neutral con respecto a la cuestión sobre la pertenencia de las islas ubicadas en el Atlántico Sur. El referendo hizo que ya casi nadie pueda poner en duda la soberanía británica de Malvinas.

Eso podría conducir a que se modifique la posición en algunos organismos de las Naciones Unidas con respecto a Argentina. Sobre todo el “Comité Especial de Descolonización” de la ONU comenzará a ver, seguramente, las cosas de otra forma después de que los habitantes de las islas no solo votaron a favor de Gran Bretaña, sino que también dejaron en claro que no se ven a sí mismos de ningún modo como una colonia británica. Y es justamente ante ese comité que Argentina presentó su reclamo por la presunta pérdida de las islas.

Sin distensión a la vista

A pesar de todo, a Buenos Aires aún le queda un atisbo de esperanza, ya que no son pocos los países latinoamericanos que apoyan la posición argentina y acusan a Gran

Un hombre vestido con la bandera de Gran Bretaña festeja el resultado del referendo.

Un hombre vestido con la bandera de Gran Bretaña festeja el resultado del referendo.

Bretaña de ejercer un colonialismo obsoleto. El politólogo argentino Jorge Castro opina que la situación de su país en este conflicto es ahora tan favorable como no lo era desde hace 20 años, a pesar del resultado del reciente referendo: “Actualmente, toda la región, con Brasil a la cabeza, reclama un acuerdo acerca de la demanda argentina de soberanía sobre las Malvinas”, explica.

Pero también queda claro que la retórica agresiva del Gobierno argentino no lo hace precisamente sumar puntos. En el clima enrarecido que reina entre Buenos Aires y Londres no hay, de momento, lugar para el diálogo. Pero, justamente, un diálogo en el cual el tema central no fuera la soberanía de las islas podría facilitar una solución. Hasta los habitantes de Malvinas recuerdan gratamente en este contexto la política del Gobierno argentino de los años 90, cuando ambas partes todavía podían resolver problemas de manera pragmática y productiva.

Autor: Marc Koch (CP)

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda