1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Arabia Saudí: más de un centenar de ejecutados en 2015

Amnistía Internacional (AI) dio a conocer este lunes (9.11.2015) un informe que denuncia la cifra de muertes por la pena capital en el país árabe.

Plaza de ejecuciones en Riad.

Plaza de ejecuciones en Riad.

Cada dos días, una persona muere ejecutada en Arabia Saudí. En lo que va de 2015, se han concretado 152 ejecuciones, una cifra solo superada en 1995, con 192 ejecutados. La última ejecución se realizó el pasado 9 de noviembre.

A pesar de los reclamos de organizaciones de derechos humanos y también de la Unión Europea (UE), que exigen abolir la pena de muerte a todos los países que la imponen (tan diversos como Estados Unidos, China e Irán, por ejemplo), las autoridades del reino árabe continúan aplicándola “sin control”, denuncia AI.

La pena de muerte se impone a menores de edad e incluso en delitos sin saldo mortal, vinculados con drogas y con casos activismo político, por ejemplo. En este sentido, existe el temor de que se use la norma como un instrumento político para reprimir a la disidencia musulmana chií en el país.

En su informe de agosto de este año, dado a conocer esta semana, “Killing in the Name of Justice: The death penalty in Saudi Arabia”, AI denuncia que los juicios a los que se ven sometidos los acusados muchas veces carecen de garantías procesales, que exigen las leyes y normas internacionales de derechos humanos.

Extranjeros ejecutados

Un dato que se extrae del informe es que 45 de las 63 personas ejecutadas durante 2015 por delitos de drogas son extranjeros. El organismo de defensa de derechos humanos denuncia que, en el país árabe, la pena de muerte se aplica desmesuradamente a los extranjeros, quienes en ocasiones, por no dominar el idioma, se hallan en desventaja durante el proceso judicial.

En enero de 1985 se tuvo por primera vez información sobre las ejecuciones en Arabia Saudí. Desde ese año hasta la fecha, se ha ejecutado a 2.200 personas. La mitad de esta cifra la componen ciudadanos extranjeros.

“La pena de muerte es abominable en todas las circunstancias, pero lo más alarmante es que las autoridades saudíes sigan imponiéndola en contravención de las leyes y normas internacionales de derechos humanos, en una escala tan amplia, y en juicios manifiestamente injustos que, en ocasiones, tienen motivación política”, afirmó James Lynch, director adjunto del Programa de AI para Oriente Medio y Norte de África.

NM/rml (dpa, AI)

DW recomienda