1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

APEC: Estados Unidos impone su agenda

Aunque las disputas entre China y sus vecinos sobre las islas artificiales construidas por Pekín no eran tema de la Cumbre de la APEC, EE. UU. logró poner el tema sobre la mesa.

Las Islas Spratly en el Pacífico sur.

Las Islas Spratly en el Pacífico sur.

Obama reafirmó en Manila "el compromiso compartido de Filipinas y Estados Unidos de garantizar la seguridad y la libertad de navegación en las aguas de la región". El presidente de Estados Unidos también anunció la aprobación de 250 millones de dólares como "apoyo financiero para la protección marítima" de los aliados asiáticos de Estados Unidos en el Pacífico sur, así como la entrega de dos buques adicionales a Manila, un buque de investigación para la medición de las aguas territoriales de Filipinas y el otro un barco guardacostas estadounidenses.

Estados Unidos: una postura clara

Ya antes de la llegada de Obama a Filipinas su asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice, había advertido que la disputa territorial en el Mar del Sur de China iba a ser "un tema clave" en el viaje de Obama a Asia Suroriental.

La semana pasada Washington ya había dado a entender con sobrevuelos de bombarderos sobre el área de Spratly, y en los últimos meses, con el paso de un destructor estadounidense, que no está dispuesto a aceptar ninguna restricción ni de la navegación marítima ni del espacio aéreo internacional en el Mar del Sur de China. Limitaciones generadas por reivindicaciones territoriales chinas y la construcción de islas artificiales.

Pekín, por su parte, no solo se siente retado en el Mar Meridional de China por la presencia militar de los estadounidenses y su política exterior en la región. También los pasos jurídicos de Manila lo preocupan. Filipinas se dirigió en 2013 a la Corte Internacional de Arbitraje de La Haya para aclarar las disputas territoriales con China.

La Corte de La Haya confirmó recientemente su jurisdicción en siete de los casos presentados por Manila, que se ampara en la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM). La decisión de China de no participar en el proceso, no cambia la jurisdicción del tribunal, aseguraron los jueces de La Haya. China insiste en que cualquier disputa sólo puede ser resuelta bilateralmente.

China: una postura intencionalmente difusa

Expertos en derecho internacional señalan que China formula sus exigencias en términos “deliberadamente vagos”. Pekín, por ejemplo, no ha anunciado oficialmente ni una zona de doce millas en torno a sus islas artificiales, ni ha registrado el área como suya dentro de la llamada "línea de nueve guiones". Pero "cuando ve lesionada o amenazada su soberanía territorial en el Mar del Sur China sí recurre al derecho internacional y la Convención del Mar", dice a DW Michael Swaine del instituto Carnegie Endowment for International Peace.

Filipinas e Indonesia le pierden el miedo a China

Zachary Abuza del National War College en Washington cree que la demanda jurídica presentada por Manila es un serio desafío para Pekín. "Ningún vecino del Pacífico sur puede competir con China militarmente o defenderse de sus ataques. Pero ante la ley internacional Pekín está claramente a la defensiva", concluye Abuza.

Ante el ejemplo de Filipinas, Indonesia quiere abandonar su tradicional postura tímida ante China e instaurar una demanda por la “línea de los nueve guiones” impuesta por China y que también incluye las Islas indonesias de Natuna, en el noroeste de Borneo.

DW recomienda