“Angela Merkel no se toma tiempo para reflexionar” | La prensa opina | DW | 23.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

“Angela Merkel no se toma tiempo para reflexionar”

El debate sobre energía atómica en Alemania, con el recientemente creado consejo de ética del Gobierno de Angela Merkel, así como los peligros de la nube radioactiva son analizados por la prensa.

default

Canciller alemana Angela Merkel y ministro alemán de Medioambiente Norbert Roettgen.

Frankfurter Rundschau, de Fráncfort: “En realidad, el Gobierno quería utilizar la moratoria atómica para elaborar un nuevo concepto energético consensuado luego de la catástrofe de Japón. Sin embargo, no es capaz de tomarse tiempo para reflexionar. La canciller Angela Merkel no está dispuesta a responder las preguntas verdaderamente importantes, como, por ejemplo, acerca del tiempo útil de las centrales atómicas más antiguas y su cierre definitivo. Aparte de eso, está permitido todo lo que transmita la impresión de que se tiene una actitud resoluta. A esto se le suma ahora un ‘consejo de sabios', la comisión de ética. Es claro que Angela Merkel necesita todo tipo de ayuda para salir del callejón sin salida en el que se ha metido con su política nuclear. Pero la realidad es que hay mucha gente inteligente que, desde hace décadas, está desarrollando una enorme cantidad de ideas y conocimientos acerca de las oportunidades que ofrece la energía atómica y los riesgos que conlleva. Es más bien improbable que tengan nuevas visiones sólo porque formen parte de una tarea encargada por el Gobierno.”

"Debate nuclear se expresará en las urnas"

Mitteldeutsche Zeitung, de Halle: “No es de esperar que la comisión de ética sólo haga lo que quiere el Gobierno alemán. Los comisionados no pondrán en juego su reputación sólo para servir a un gobierno que está en decadencia. Además, a partir de lo sucedido en Fukushima, en este país se debate cotidianamente y a todo nivel acerca de la energía atómica. Afortunadamente, y debido a las eleccioens, la casualidad quiere que al menos una parte de los ciudadanos tenga la posibilidad de expresar políticamente en las urnas los resultados de sus discusiones privadas.”

“Seguridad nuclear: cuestión política, no ética”

Frankfurter Allgemeiner Zeitung, de Fráncfort: “¿Qué se supone que aconsejará la comisión de ética? ¿Tener en cuenta lo que es probable que no suceda y pedir lo imposible? Exigir, por ejemplo, que una central nuclear deba resistir incluso un ataque terrorista con tres aviones secuestrados no es una cuestión ética sino política. Empero, sino plantea exigencias extremas, el ‘consejo de sabios' no tendrá credibilidad”.

Peligros de la nube radioactiva

La Presse de la Manche, de Cherburgo: “La nube radioactiva cruzará una gran cantidad de países antes de que llegue hasta nosotros. Es evidente que eso a nadie le quita el sueño. (…) El peligro no reside en el paso de la nube radioactiva, cuyos efectos ya se habrán debilitado, sino en la concentración de partículas radioactivas, que sí puede convertirse en un serio problema. Con el tiempo, las partículas podrían depositarse sobre la superficie. En una primera fase, sería sólo una cantidad inofensiva, que aumentaría más tarde. Y no será hasta ese momento que se pueda medir exactamente si el valor radioactivo es peligroso o insignificante. Pero, a todo esto, no debemos olvidar que la catástrofe se produjo en Japón y no en Europa.”

“Energías renovables nos cambiarán la vida”

Stuttgarter Zeitung, de Stuttgart: “Si queremos dar pasos decisivos hacia las energías renovables debemos aceptar que habrá plantas generadoras basadas en la acumulación de energía, molinos de viento y más postes de electricidad. Es un error creer que una forma de energía remplazará a la otra sin que eso tenga consecuencias directas en nuestra vida cotidiana. Hace 25 años, poco antes de Chernóbil, el sociólogo Ulrich Beck pronosticó la existencia de una sociedad que estaría expuesta a riesgos cada vez más grandes y menos visibles, de los que, aparentemente, nadie se haría responsable. Una generación más tarde, deberíamos estar en condiciones de reconocer y hacernos cargo de, al menos, la parte de responsabilidad que nos corresponde.”

CP/dpa
Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda