1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Anders Breivik, ¿inimputable?

El juicio al asesino confeso Anders Breivik en Noruega por la muerte de 77 personas corre peligro de convertirse en un foro para ideas de extrema derecha.

El noruego Anders Behring Breivik, asesino confeso de 77 personas.

El noruego Anders Behring Breivik, asesino confeso de 77 personas.

El juicio al asesino confeso de Oslo y Utoya, Anders Behring Breivik, que mató a 77 personas, es uno de los procesos más grandes jamás llevados a cabo en la historia reciente de Noruega e involucra a más de 800 damnificados y 150 testigos. Entretanto, Breivik, de 33 años, se declaró hoy “no culpable” ante el tribunal que lo juzga en la capital noruega.

Las sesiones –que comenzaron hoy, lunes 16 de abril- se centrarán sobre todo en la reconstrucción de los hechos, en esclarecer los motivos que llevaron a Breivik a cometer los crímenes y en establecer si estaba en pleno uso de sus facultades mentales al ejecutarlos.

En cuanto al contenido, los hechos son claros. El mismo Anders Behring Breivik confirmó el 22 de julio de 2011 que hizo estallar una bomba en Oslo y que disparó sin piedad a jóvenes que se encontraban en un campamento en la isla de Utoya. “Admito los hechos, pero no me considero culpable", dijo el extremista e islamófobo Breivik hoy ante el tribunal. Según él, sus actos fueron el resultado de la “cruzada” que lleva a cabo contra el islamismo. En su opinión, en Noruega hay demasiados musulmanes, una consecuencia de la política de la socialdemocracia gobernante, que permite una inmigración masiva. Eso lo llevó a colocar la bomba en el barrio gubernamental de Oslo y a llevar a cabo una masacre en un campamento de verano de la organización juvenil del partido socialdemócrata noruego (AUF).

Los peritajes psiquiátricos se contradicen

En la isla de Utoya se erigió un monumento a las víctimas de Breivik.

En la isla de Utoya se erigió un monumento a las víctimas de Breivik.

Dos informes psiquiátricos se enfocar en establecer si los crímenes de Brevik fueron actos cometidos por un enfermo mental. En noviembre de 2011, un equipo de expertos confirmó que el asesino confeso sufría de esquizofrenia paranoide. Pero durante las últimas semanas se constató lo contrario. Aparte de un trastorno de personalidad narcisista y antisocial, Brevik no presenta un cuadro psiquiátrico grave.

Eso significa que el tribunal se deberá formar una opinión en el transcurso del juicio. Si ese organismo dictaminase que es inimputable, Breivik sería internado en una clínica psiquiátrica, verificándose cada tres años si se lo puede dar de alta, pero la internación también podría ser de por vida. De juzgárselo imputable, se le aplicaría la pena máxima de 21 años de prisión.


El juicio, un foro para ideas extremistas

Breivik dijo que no es culpable.

Breivik dijo que "no es culpable".

El acusado se mostró satisfecho con el resultado del segundo informe médico-legal. El objetivo de Breivik es utilizar el proceso como un foro para propagar sus ideas de extrema derecha, y sabe que sólo se lo tomará en serio si es declarado imputable. No se arrepiente en absoluto de sus crímenes, y luego de la publicación del segundo peritaje hizo dar a conocer a través de su abogado, Geir Lippenstad, que quería expresar ante el tribunal que lamentaba no haber provocado una desgracia aún mayor. Además, la defensa anunció que planea convocar a islamistas radicales y a miembros de la extrema derecha a participar en el juicio para cimentar así el argumento de que Breivik no cometió los ataques motivado por una neurosis obsesiva, sino que la sociedad noruega se halla verdaderamente en estado de guerra interna.

Los testigos nombrados por la defensa son, entre otros, el líder islamista Mulla Krekar, condenado por el tribunal de Oslo a cinco años de prisión por amenaza de muerte y de actos terroristas a fines de marzo de 2012. También se citará al bloguero Peder Jensen, mejor conocido bajo el pseudónimo de “Fjordman”, una de las fuentes de inspiración de Breivik para la redacción de su manifiesto, en el que expone las razones de sus crímenes.

Terrorista solitario y meticuloso

Entretanto, se afirma que Breivik es un “lobo solitario” que encontró aliados y material ideológico en internet. En un análisis de los hechos de marzo de 2012, el servicio secreto noruego PST confirmó que los atentados en Oslo y en Utoya fueron cometidos por un terrorista de perfil solitario y extremadamente meticuloso, y que es muy difícil desenmascarar a ese tipo de criminales, ya que no se cuenta con recursos suficientes para vigilar su comportamiento en la red. Las autoridades noruegas lamentan no haber podido detenerlo antes de que cometiera esos delitos, pero no admitieron errores de su parte.

El proceso contra el asesino múltiple Anders Behring Breivik, que durará diez semanas, se concentrará sobre todo en constatar cuál es el estado de su salud mental y en echar luz sobre la escena islamófoba y de extrema derecha en la sociedad noruega. El veredicto se dará a conocer poco antes de cumplirse el primer aniversario de los atentados, a mitades de julio de este año.

Autora: Agnes Bührig/ Cristina Papaleo
Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda