1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ambas Coreas reanudan las negociaciones mientras despliegan fuerzas militares

Seúl hace regresar seis F-16 que participaban en unas maniobras y Pyongyang despliega 50 submarinos de guerra. Ayer se prolongaron las conversaciones hasta más allá de la medianoche, pero no se alcanzó ningún acuerdo.

Negociadores de Corea del Sur y del Norte reanudaron en la tarde de hoy (15.30 hora local, 6.30 GMT) las negociaciones, iniciadas ayer (sábado 22.08.2015) y prolongadas infructuosamente hasta pasada la medianoche, para suavizar las tensiones tras el intercambio de fuego de artillería en la frontera y las amenazas mutuas de guerra. Mientras tanto, ambos países han seguido desplegando fuerzas militares.

Corea del Norte ha hecho partir de sus bases 50 submarinos militares (de los 70 que se estima que posee) sin que, según ha afirmado un funcionario de las Fuerzas Armadadas surcoreanas a la agencia local Yonhap, "se pueda confirmar su ubicación". Corea del Sur, por su parte, ha hecho regresar de Alaska, en donde participaban en unos ejercicios conjuntos de la OTAN a seis cazas de combate F-16, que tenían prevista su vuelta a finales de la semana que viene.

Negociando la paz, preparándose para la guerra

Corea del Sur había reanudado esta semana el uso de altavoces para emitir propaganda desde su frontera en represalia por el estallido de una mina terrestre norcoreana que segó las piernas de dos soldados surcoreanos. Las tensiones escalaron el jueves con varios intercambios de artillería en la frontera.

Corea del Norte intensificó sus amenazas el sábado y señaló que la situación era "difícilmente controlable". "Nuestros militares y nuestra gente está prepara para arriesgar su vida en una guerra sin cuartel para defender el sistema que nuestro pueblo eligió", dijo el Ministro del Exteriore a la agencia oficial de noticias coreana antes de las actuales conversaciones en la localidad fronteriza de Panmunjom.

LGC (dpa / EFE)