1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Amaq: propaganda de terror hecha en Alemania

El video de Anis Amri, confesando el ataque de Londres fue difundido por Amaq, el portavoz del Estado Islámico. ¿Un sirio en Alemania proporcionó semejante contenido a la organización terrorista?

Anis Amri Videostill (picture-alliance/abaca/B. Press)

Anis Amri, el atacante del mercado navideño de Berlín en su video de confesión.

Mohammed G. fue detenido en Renania del Norte-Westfalia el miércoles 7 de junio por agentes de la Oficina Federal Criminal. De 23 años, este sirio es sospechoso de ser miembro del Estado Islámico. Este solo caso no sería especial si no fuera porque en 2016 se han abierto alrededor de 200 procesos por pertenecer a una organización terrorista islámica.

 

Más información:

El presunto terrorista de Berlín juró lealtad al EI en video

Autoridades reconocen errores en caso de terrorista Amri

“Caso Amri” atacante de Berlín pudo haber estado drogado

 

El caso del sirio Mohammed G. es además interesante porque posiblemente tiene lazos con la red de propaganda Amaq. Las preguntas que surgen son ¿cómo llegaron los videos de las confesiones al EI? El fiscal general acusó a Mohammed G. de actuar como "contacto entre el EI, la agencia de noticias Amaq y posibles atacantes de la organización terrorista".

Sin confesión no hay propaganda 

En concreto, el fiscal acusó al joven de 23 años de haber tenido contacto hace un mes en las redes sociales con un hombre que provocó un incendio en un centro de la comunidad chií en Suecia, el 11 de octubre de 2016. Un día después del ataque, Mohammed G. les había pedido a los atacantes hacer una confesión. La razón: sin una prueba de confesión, Amaq no podría divulgar el atentado como acción del EI. Para el Estado Islámico la emisión de este mensaje evidentemente tiene valor propagandístico.

De hecho, la organización terrorista tiene un gran interés por divulgar tantos ataques del autoproclamado "califato" como sea posible. En las confesiones se ve a un "luchador, a un "soldado" del EI. El discurso, y cada atentado, deben demostrar la fuerza de la milicia terrorista, incluso si el Estado Islámico sufre pérdidas masivas en Siria e Irak. Cuando un atacante está en contacto con el EI y comete un ataque, pero también cuando un atentado no es cometido por el EI, sino que sólo fue inspirado por él, para Amaq la confesión sirve como publicidad efectiva que legitima el terror. Especialmente si contiene información acerca de la identidad del atacante antes que la policía dé con él.

 IS-Agentur Amaq - Meldungen (IS-Agentur Amaq)

Propaganda de Amaq en alemán.

El atacante del mercado navideño de Berlín, Anis Amri, se ve en el video donde confiesa lo que hizo usando audífonos blancos en las orejas en un puente explicando sus motivaciones yihadistas. El asesino de Würzburg (ataque de julio de 2016) agitó un cuchillo mientras grababa el video de su confesión. Ambas confesiones fueron distribuidas por Amaq apenas un día después de ocurridos los hechos, señalando que eran combatientes o soldados del EI. Uno se pregunta ¿cómo es posible que los videos de Amaq circulen tan rápido y por qué camino lo hacen? Luego de los atentados terroristas en Alemania todavía queda por averiguar las posibles conexiones de los atacantes muertos con el Estado Islámico.

Contactar a Amaq con información privilegiada

La oficina estatal de Baden-Württemberg dedicada a la Protección de la Constitución habla de los autores de Würzburg y Ansbach como "terroristas voluntarios” que ya sea directamente o a través de intermediarios buscan contacto con Amaq antes de sus ataques: "con un poco de conocimiento de información privilegiada pueden conocer el lugar de la escena a la que llegan gracias a los canales de las redes sociales", dice la Oficina de la Protección de la Constitución. Mohammed G. podría haber sido un intermediario con conocimiento y acceso a los canales de propaganda del EI.

La inteligencia alemana habló de los terroristas de Ansbach y Würzburg como bombarderos remotos, porque hasta poco antes de cometer sus ataques recién entraron en contacto con el EI. Hasta ahora, la suposición obvia era que ese "control remoto” salió del corazón el EI. Ahora se deben corroborar los cargos contra Mohammed G., pero al menos en Alemania hay uno de esos contactos con Amaq que controla la explotación propagandística de los ataques ocurridos en Europa.

Autor: Fabian von der Mark (MNL/DZC)

DW recomienda