1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Alemania: vecinos "festejaron" otro incendio de albergue refugiados

El incidente marca un paso más en la escalada de tensión que vive el país por la llegada masiva de refugiados (1,1 millones en 2015), los desafíos de acogida que plantea y su utilización por parte de grupos xenófobos.

Las llamas destruyeron el techo del edificio, que debía acoger en marzo a 300 refugiados.

Las llamas destruyeron el techo del edificio, que debía acoger en marzo a 300 refugiados.

La creciente tensión racista que vive Alemania ante la ola de refugiados tuvo un nuevo capítulo el fin de semana, cuando un incendio al parecer provocado destruyó un futuro hogar de acogida mientras varios vecinos aplaudían e intentaban impedir la actuación de los bomberos.

El fuego se detectó hacia las 3:30 horas de la noche del sábado al domingo en un antiguo hotel que debía servir para acoger refugiados en Bautzen, en el este de Alemania, informó este domingo (21.02.2016) la Policía. Las llamas destruyeron el techo del edificio, que debía acoger en marzo a 300 refugiados. Fuentes de la investigación y de la Policía partieron de la base de que el incendio fue provocado, aunque las pesquisas siguen en marcha y se investiga "en todas las direcciones".

Según el informe policial, los bomberos y voluntarios que llegaron al lugar para controlar las llamas se encontraron con un grupo de 20 a 30 vecinos y curiosos, algunos de ellos alcoholizados, que comentaban el siniestro "de forma despectiva o con abierta alegría". Además, la Policía tuvo que identificar a varios curiosos y detuvo temporalmente a tres vecinos de Bautzen −hombres de entre 19 y 20 años− que "estorbaban de forma importante" el trabajo de los bomberos. El edificio se encontraba vacío, por lo que no el incendio no dejó ningún herido.

Los incendios provocados en dependencias destinadas a acoger a refugiados, ya habitadas o en construcción, se han sucedido en los últimos meses.

Los incendios provocados en dependencias destinadas a acoger a refugiados, ya habitadas o en construcción, se han sucedido en los últimos meses.

Políticos preocupados

El incendio y la actitud de los vecinos generaron el rechazo inmediato del Gobierno, cada vez más preocupado por la serie de incidentes de corte racista que se suceden casi a diario. "Quien aplaude abiertamente cuando arden casas, quien mete miedo de muerte a los refugiados, actúa de forma repugnante y asquerosa", escribió el ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, en su cuenta de Twitter.

Los incendios en dependencias destinadas a acoger a refugiados, ya habitadas o en construcción, se han sucedido en los últimos meses, muchos de ellos de forma provocada, supuestamente para impedir la llegada de los extranjeros a la correspondiente población. El caso más relevante fue, el año pasado, el de un albergue en construcción en Tröglitz, también en el este del país, que quedó destruido, tras meses de protestas neonazis contra la llegada a esa población de refugiados.

Adicionalmente, la Policía alemana había tenido ya que dar explicaciones este fin de semana, después de verse desbordada por una

turba racista

que el jueves bloqueó el acceso de un autobús de refugiados a un hogar de asilo en Clausnitz, ubicado –como Bautzen− en el estado de Sajonia. Los videos de mujeres y niños llorando de miedo dentro del vehículo y las imágenes de un policía entrando en el bus y sacando por la fuerza a un niño aterrado que no quería salir se viralizaron y aumentaron la presión sobre los agentes.

El primer ministro de Sajonia, Stanislaw Tillich, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que lidera la canciller Angela Merkel, condenó como "hechos abominables" tanto los incidentes de Bautzen como el acoso a los refugiados de Clausnitz. "Quienes hacen eso no son personas. Son criminales", dijo con dureza en referencia al incendio.

La Policía detuvo temporalmente a tres vecinos de Bautzen que estorbaban de forma importante el trabajo de los bomberos.

La Policía detuvo temporalmente a tres vecinos de Bautzen que "estorbaban de forma importante" el trabajo de los bomberos.

Policía local defiende su actuación

No obstante, la policía local de Clausnitz ha defendido su proceder, ante las múltiples críticas del estamento político y en las redes sociales imputándole connivencia o ineficacia frente a los alborotadores. Un portavoz policial responsabilizó parcialmente a los propios refugiados de lo ocurrido y afirmó que algunos de éstos habían hecho gestos provocadores desde el vehículo a los vecinos del lugar.

Sajonia es un bastión tradicional de la ultraderecha y su capital, Dresde, la ciudad donde nació el movimiento de los Patriotas de Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida).

RML (dpa, efe)

DW recomienda