Alemania quiere la sede del Fondo Verde para el Clima | Ecología | DW | 07.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Alemania quiere la sede del Fondo Verde para el Clima

De la revolución energética en su país habló el ministro alemán de Medio Ambiente para tomar la iniciativa en Durban, Sudáfrica. El objetivo: que el llamado Fondo Verde para el Clima se establezca en Alemania.

default

El ministro alemán de Medio Ambiente lanzó la candidatura de su país como sede del Fondo Verde.

El fondo fue propuesto inicialmente en Copenhague, en la 15 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 15). Pero su primer borrador se aprobó en la siguiente cumbre, el pasado año en Cancún.

La intención es asistir a los países en vías de desarrollo en la mitigación de las consecuencias y la adaptación tecnológica a las condiciones del cambio climático. Detalles como la estructura institucional del mecanismo, deberían aprobarse definitivamente en esta COP 17, en Durban.

Todo, con vistas a poner el fondo a funcionar desde 2013 y contar con ayudas de unos 100.000 millones de dólares anuales (74.000 millones de euros), a partir de 2020. La futura sede de esta institución –que se estima incluiría varios cientos de puestos de trabajo–tampoco ha sido fijada aún. En esta jornada, Alemania tomó la iniciativa y lanzó su candidatura.

Pero el consenso de los delegados de más de 190 países, reunidos en esta conferencia del clima para intentar llegar a acuerdos sobre cada uno de estos puntos, aún está por conseguirse.

Südafrika Durban Klimakonferenz 2011

El Fondo Verde debe asistir a países en vías de desarrollo en la mitigación de las consecuencias y la adaptación tecnológica a las condiciones del cambio climático.

Candidatura germana

En su discurso ante el plenario, el ministro alemán de Medio Ambiente, Norbert Röttgen, vinculó la propuesta alemana con el ofrecimiento de 40 millones de euros adicionales para ingresar al fondo entre 2012 y 2013, por encima de las cifras ya acordadas.

Röttgen recordó que Alemania ya aportó unos 3.050 millones de euros, destinados a proyectos internacionales para la protección del medio ambiente entre 2010 y 2011. Alrededor de 100 países se han beneficiado hasta el momento de estos fondos y la cifra anual seguirá creciendo, afirmó el enviado alemán en Durban.

Alemania reconoce su especial responsabilidad como nación altamente industrializada, enfatizó Röttgen, al tiempo que publicitó la búsqueda de la eficiencia energética y la explotación de energías renovables que caracterizan la actual “revolución energética” en su país.

Mensaje desde México: ¿los millones de quién?

Para su adaptación al cambio climático, los países en vías de desarrollo necesitarán “muchos cientos de miles de millones”. Esto es, más dinero que lo que los países industrializados han planeado hasta ahora a largo plazo, afirmó el presidente mexicano, Felipe Calderón, en un mensaje de video dado a conocer en la conferencia. Calderón apeló además a la ayuda del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, para vencer la resistencia de EE.UU. y Arabia Saudí, con vistas a aprobar el Fondo Verde.

Ban Ki Moon, por su parte, exigió más transparencia en torno a las ayudas financieras que los países industrializados dicen estar entregando a las naciones en vías de desarrollo desde 2010. No obstante, el líder de las Naciones Unidas se declaró “confiado” en que en Durban se logrará aprobar un marco organizativo y operativo para echar a andar el Fondo Verde.

Südafrika Durban Klimakonferenz 2011

Durban tampoco ha dejado claro “de dónde saldrán esos 100.000 millones de dólares a que se aspira”.

El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, insistió además en la importancia  de movilizar a la economía privada, para contribuir al fondo a través del comercio de emisiones. Mientras, el representante alemán, Norbert Röttgen, presionó nuevamente a China, exigiendo al gigante acciones, en lugar de palabras.

La clave para constituir finalmente el fondo, así como para llegar a un acuerdo vinculante de reducción de emisiones que sustituya al casi vencido Protocolo de Kioto, según Röttgen, está en movilizar a China, a los pequeños estados isleños y africanos. Sólo así existiría la posibilidad de presionar también a los paralizados EE.UU.

Entretanto, se reporta sobre nuevos obstáculos. Canadá sugiere que podría desmarcarse del Protocolo de Kioto justo tras concluida la reunión en Durban. Junto a rusos y japoneses, los canadienses se oponen a una prolongación de este acuerdo. Y, contra todo optimismo, destaca la activista del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Regine Günter,  en entrevista con el portal alemán Zeit Online, sigue faltando claridad sobre el tema fundamental: “¿de dónde saldrán esos 100.000 millones de dólares a que se aspira?”.

Autora: Rosa Muñoz Lima / dpa

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda