1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania – Política

Alemania: plan para acelerar deportaciones

Los estados y el Gobierno Federal pretenden acelerar las deportaciones de refugiados desde Alemania. La base es un controvertido plan de 16 puntos.

El pronóstico es que en los próximos meses, la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF) rechazará "un elevado número" de solicitudes de asilo de personas que no necesitan protección en Alemania. Se trata de un documento del Gobierno Federal citado por Spiegel Online, en el que se dice que "el número de personas que tendrá que abandonar el país en 2017 seguirá aumentando".

Este documento, que plantea un plan de 16 puntos, fue la base para el encuentro entre los estados federados y  el gobierno central, que acordaron soluciones comunes destinadas a acelerar la expulsión de personas a las que se les rechazó la petición de asilo. El objetivo es un "esfuerzo nacional" para mejorar las políticas de retorno. Dicho en otras palabras, más deportaciones y más rápidas.

Los puntos centrales del plan 

• Centros de repatriación: En el futuro, todos aquellos que tengan pocas probabilidades de recibir asilo serán alojados en instalaciones centralizadas. Se refiere a "centros de apoyo al retorno” a nivel federal y estatal, que faciliten las repatriaciones colectivas. En dichos centros, "en los casos problemáticos se podrán tramitar los documentos necesarios para que los afectados puedan abandonar Alemania”, cita Spiegel Online. Tales deportaciones fracasan a menudo debido a que los países de origen se demoran o deniegan la entrega de los documentos de viaje necesarios. Al mismo tiempo, el gobierno federal tratará de impulsar negociaciones con los países de origen para que vuelvan a aceptar a los repatriados.

• Según la información, también habrá "Centros Federales de Repatriación”. En dichos centros pasarán sus últimos días en Alemania aquellas personas cuya solicitud de asilo haya sido rechazada antes de ser deportados.

• Terroristas potenciales. El plan prevé facilitar la expulsión de extranjeros que puedan suponer un peligro manifiesto. La BAMF podrá analizar las tarjetas de móviles de los refugiados para determinar su identidad.

• Incentivos para el retorno voluntario. Los afectados recibirán ayudas económicas si deciden regresar voluntariamente. Cuanto antes lo hagan, más ayuda recibirán. El Gobierno Federal tiene planeado destinar 40 millones de euros extra para los retornados y 50 millones para programas de reintegración en 2017.

• Asesoría para el retorno.  Para los solicitantes de asilo sin perspectivas de permanencia se prevé un servicio de asesoría en cuanto lleguen a Alemania.

Ante la publicación de este plan, la organización de derechos humanos Pro Asyl fue una de las primeras en plantear críticas. Según su director, Günter Burkhardt, "la BAMF pretende acelerar los procesos sin respetar las directrices. También el Sindicato de Policía se mostró escéptico de cara a las medidas planteadas: "Hay que tener cuidado de no sacrificar nuestros valores y nuestro sentido de la justicia solo para que unos pocos miles de personas sin perspectivas de residencia salgan antes del país”, manifestó  Jörg Radek, director del Sindicato.

DW recomienda