1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Alemania no tolerará revueltas durante la cumbre del G20

El ministro del Interior de Alemania, Thomas de Maizière, advirtió este martes (04.07.2017) que las fuerzas de seguridad no tolerarán el menor intento de alterar la cumbre del G20, sea en forma de manifestaciones violentas o actos de sabotaje contra la reunión de los próximos días 7 y 8 en Hamburgo (norte del país). "Ningún manifestante, de ninguna organización, puede pretender decidir cómo, cuándo o por dónde deben pasar los líderes del G20", dijo el titular ante una cita en la que la canciller alemana, Angela Merkel, recibirá a jefes de Estado y de Gobierno de las principales economías y potencias emergentes, desde el estadounidense Donald Trump, al ruso Vladimir Putin y el turco Recep Tayyip Erdogan.

De Maizière hizo estas declaraciones tras recorrer el centro de congresos hamburgués que acogerá la cumbre y revisar los dispositivos de seguridad preparados para el evento, en el que se desplegarán unos 20.000 policías. El ministro recordó que, de acuerdo a los datos de los servicios secretos, podrían concentrarse en la ciudad hasta 8.000 manifestantes dispuestos a la violencia, pero se mostró convencido de que el plan policial diseñado para el acto podrá contenerlos.

"Somos optimistas, tal vez sean menos o tal vez simplemente desistan de recurrir a la violencia, lo que por supuesto nos alegraría", afirmó, para añadir que, en cualquier caso, se actuará con determinación. El ministro de Interior, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside Merkel, repitió las palabras empleadas dos días atrás por su colega de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, al asegurar que "la crítica es bienvenida y está permitida, pero la violencia no".

En los días precedentes a la cumbre y hasta el próximo domingo hay convocadas en Hamburgo más de veinte manifestaciones y concentraciones de distinta índole, organizadas mayoritariamente por grupos izquierdistas o antiglobalización, pero también por colectivos radicales. La que más preocupa a las fuerzas de seguridad es la denominada "Welcome to hell" ("Bienvenido al infierno"), convocada por la llamada "Rote Flora" ("Flora roja"), un grupo antisistema aglutinado en torno a una casa ocupada del mismo nombre, a escasa distancia del centro de congresos donde discurrirán las sesiones.

De cualquier modo, el ministro aseguró que no hay "indicios de una amenaza terrorista concreta" sobre la reunión de los líderes del G20, aunque insistió en la necesidad de "reforzar al máximo la protección" ante esa cita. (EFE)