1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Terrorismo en Alemania

Alemania: "No instrumentalizar el atentado"

Tras el atentado en Berlín, el debate sobre las medidas de defensa se recrudece. Mientras unos hablan de “estado de guerra”, otros comentan que “no existe la seguridad total”.

Los dirigentes del partido populista Alternativa para Alemania (AfD) no tardaron en expresar en las redes sociales su opinión sobre lo sucedido en Berlín. Marcus Pretzell, presidente de la AfD de Renania del Norte-Westfalia, escribió poco después de conocerse la noticia del atentado en Berlín que "son los muertos de Merkel". La presidenta de su partido en Alemania, Frauke Petry, escribió también en Twitter que "Alemania ya no es un país seguro”.

Advertencia de culpar a los refugiados

El presidente del Parlamento alemán, Norbert Lammert, por su parte, advierte de culpar precipitadamente y de buscar soluciones fáciles. "Quien exprese tales declaraciones públicamente, en parte poco después del atentado, no quiere aportar nada a solucionar el problema, sino quiere usar el atentado para sus propios intereses", expresó Lammert.

También el presidente de la Confenrencia Episcospal Alemana, el cardenal Reinhard Marx, advirtió de no culpar a los refugiados. "Sería espantoso si dijéramos ahora: Ajá, ahora ya lo vemos claro. Los refugiados son los culpables. No podemos concederles a los terroristas otro éxito posterior cuando nos enfrentamos unos a otros, no nos ayudamos mutuamente, actuamos sin reflexionar y con el corazón lleno de odio”, dijo Marx.

"Populistas quieren influir en la política"

Gudrun Hentges, investigadora de ultraderechismo y catedrática de Ciencias Políticas en la Universidad de Colonia, no se sorprende de los comentarios y exigencias de los populistas de la derecha alemana. Las reacciones mostraron que solo estaban esperando a que tuviera lugar un atentado en una gran ciudad alemana, para instrumentalizarlo, dijo a Deutsche Welle. "Todos los refugiados están bajo sospecha. Se intenta interpretar la situación actual, diciendo que vivimos en una situación de amenaza absoluta”, dijo la experta.

Así se intenta influir en cuestiones de seguridad nacional y política de retorno de refugiados, teme Hentges. "No se sabe cómo se va a desarrollar el tema en la gran coalición, pero en muchos debates políticos, los populistas de derecha presentan exigencias que luego son retomadas por el Gobierno. Por lo tanto, este atentado supone un gran peligro para el debate sobre los refugiados.”, explicó la experta.

Ministro habla de "estado de guerra”

Los partidos de la Unión se han pronunciado duramente. El presidente de la Conferencia de Ministros de Exteriores, Klaus Bouillon, dijo que "estamos en estado de guerra, aunque alguna gente que solo ve lo bueno, no quiere verlo así”, expresó el ministro de Interior de Saarland. Anunció que la Policía usará en el futuro "aparatos pesados” donde sean necesarios. Es decir, "armas largas, cortas y metralleta”. Horst Seehofer, presidente de la CSU, por su parte, propuso la revisión de la política de refugiados: "Debemos repensar y reajustar nuestra política de migración y seguridad. Se lo debemos a las víctimas, a los afectados y a toda la población”, dijo el presidente de Baviera.

La experta Hentges teme que el atentado pueda afectar a las elecciones parlamentarias en 2017. Además, muchas de las exigencias que piden el aumento de la seguridad tienen sus límites, porque no se puede vigilar a todos los refugiados las 24 horas del día.

Se cierra por un día el mercadillo navideño, donde tuvo lugar el atentado.

Se cierra por un día el mercadillo navideño, donde tuvo lugar el atentado.

"No hay seguridad total"

Cuando los refugiados se ven solos en la sociedad, aumenta el peligro de la radicalización. Por lo tanto, introducir medidas de prevención e integración serían buenas herramientas para protegernos de los atentados. No funciona usando solo la medida del control, opina Hentges. Está claro que "no hay seguridad total en ningún lugar del mundo”. Esto deberían decirlo los partidos políticos a la gente de manera sincera, en vez de alimentar la histeria, aclara la catedrática.

DW recomienda