1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

''Alemania, Francia e Inglaterra deben hablar con una sola voz''

La presencia de soldados alemanes en Afganistán no basta para hablar de una plena asociación entre Alemania y Estados Unidos, afirma a DW WORLD, Zbigniew Brzezinski, asesor de Barack Obama en cuestiones internacionales.

default

Zbigniew Brzezinski fue asesor del ex presidente Carter en seguridad nacional.

DW WORLD: ¿Qué significado tierne para el mundo la elección de Barack Obama como presidente de Estados Unidos?

Zbigniew Brzezinski: Sobre todo, significa que ha finalizado un capítulo muy negativo en la política exterior estadounidense. La política de Bush ha pasado a la historia. Estados Unidos se ha redefinido a partir de esta elección como una sociedad universal del siglo XXI, que no se fundamenta en el concepto de una raza común, sino en valores democráticos comunes. Obama representa tales valores y los vincula con su sorprendente internacionalidad: su padre nació en Kenia, él pasó su infancia en Indonesia y pertenece a una raza que durante décadas fue discriminada de manera masiva, y aún lo es. La elección significa una nueva apertura internacional para Estados Unidos. Todos compartimos valores comunes.

Barack Obama in Afganistan

Durante su campaña, Barack Obama visitó a las tropas de su país en Afganistán.


¿Mejorará Obama la imagen de Estados Unidos ante el mundo?

Todas las reacciones internacionales a la elección de Obama fueron positivas. El mundo, a través de él, adquirió la impresión de que Estados Unidos había dado vuelta a la hoja y ahora se mueve hacia una nueva dirección.


¿Se producirá entonces el famoso cambio en la política exterior estadounidense?

Habrá un cambio en la filosofía política, en las prioridades que determine el nuevo presidente. Mas no habrá cambios dramáticos en las posiciones estadounidenses. La política exterior de Estados Unidos es un buque enorme que desde hace años conserva un mismo curso. Y no se puede cambiar este curso tan rápido como en un bote de motor fuera de borda. No es posible redefinir las posiciones fundamentales de la política exterior estadounidense, pero en su núcleo, y sobre todo, en su tono, habrá cambios políticos.


¿Entonces Obama intentará una vía más inteligente y diplomática?

Ello tendrá sin duda un papel importante. En toda democracia y en toda negociación, ayuda enormemente el que se proceda de modo inteligente y cauteloso. Y más aún cuando el proceso lo encabeza un hombre como Obama, que resulta una inspiración.

Afghanistan Soldaten des 373 Batalions der Bundeswehr patroullieren in der afghanischen Hauptstadt Kabul

Batallón de la Bundeswehr en la ciudad de Kabul.


¿Qué significará la elección de Obama para las relaciones transatlánticas?

Él ofrece la oportunidad de una colaboración más constructiva entre Estados Unidos y Europa. Condición para ello es que en Europa exista un interlocutor capaz de hablar por todo el continente. Éste es el problema más grande: Europa necesita cuanto antes una política exterior común. Mientras llega, es importante que por lo menos Alemania, Francia e Inglaterra hablen con una sola voz. Sólo si existe esta política europea común, Estados Unidos podrá y deberá respetarla.


Pero hay algunos conflictos potenciales entre Obama y Europa. Por ejemplo en Afganistán. Obama quiere reforzar la misión de la OTAN y aumentar el número de tropas. Países europeos como Alemania, en cambio, no quieren enviar más soldados a Afganistán, ni tener una mayor presencia en el sur de ese país. ¿Cuál sería la solución?

Si somos socios de Afganistán, no podemos admitir deseos especiales por parte de los países. Si Estados como Alemania pretenden permanecer solamente en regiones de Afganistán donde no hay problemas ni peligros, entonces no se trata de una asociación auténtica.

US-Präsident George W. Bush spricht in Bukarest, Rumänien

Bush, ''acostumbrado a mandar''.


¿Por qué no?

La idea de una asociación consiste en adoptar medidas comunes, así como en compartir las consecuencias de dichas decisiones. En la política de Bush, él decidía solo, pero la carga la debían compartir otros. Eso era incorrecto. Al mismo tiempo, países como Alemania exhiben un razonamiento equivocado: pretenden ser tratados como socios, pero ven consecuencias solamente para Estados Unidos. Así no funciona la colaboración.


Obama causa preocupación en Europa cuando afirma que en caso necesario Estados Unidos podría proceder militarmente, de modo unilateral, en Pakistán, del mismo modo en que Bush lo hace. ¿Qué pretende el presidente electo?

Sabemos que Al Qaeda es muy activa en esa región. Si Pakistán no está en condiciones de reaccionar, Estados Unidos tiene el derecho de hacerlo. Se trata de pura autodefensa: Al Qaeda fue la que atacó Estados Unidos, no al revés.


El futuro vicepresidente, Joe Biden, ha dicho que grupos terroristas y fundamentalistas podrían poner a prueba a Obama en los próximos meses, quizá a través de un atentado. ¿Qué opina Usted al respecto?

Es posible. Pero aún cuando no se produzca ataque alguno, Obama será puesto a prueba por acontecimientos actuales. Él ya ha demostrado que es capaz de reaccionar con serenidad y temple en momentos muy complejos. Su reacción sería serena, directa y efectiva.

DW recomienda