1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Alemania cita a embajador de EE.UU. por caso de espionaje

El jefe del despacho de la canciller Angela Merkel, Peter Altmeier, citó a la sede de gobierno al embajador John B. Emerson, a un encuentro con carácter de "crisis" para rechazar el continuado espionaje de la NSA.

Peter Altmeier "dejó claro que es indispensable que sea respetada la ley alemana y que las violaciones que se registren serán perseguidas (judicialmente)", reza un comunicado emitido por el portavoz de Merkel, Steffen Seibert.

"Además, la cooperación entre los servicios de inteligencia, indispensable para la seguridad de nuestros ciudadanos, se verá afectada por la repetición de este tipo de acontecimientos", advierte. Documentos publicados por la plataforma de filtraciones Wikileaks de los que se hicieron eco hoy varios medios alemanes señalan que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense no solo espió a la jefa de gobierno, algo que ya se conocía, sino también a varios ministerios y miembros del gabinete.

Interés estadounidense en política monetaria y comercial

De los documentos se desprende que la NSA tenía especial interés en la política monetaria y comercial de Alemania, reportan el diario "Süddeutsche Zeitung" y las emisoras públicas WDR y NDR. Entre los objetivos observados se encontraban tanto el Ministerio de Finanzas como el de Agricultura.

El espionaje fue dirigido también a importantes políticos como el vicecanciller y ministro de Economía y Energía, Sigmar Gabriel. En una lista figuran 69 números de teléfono, algunos de los cuales siguen en uso, lo que indica que el espionaje podría ser permanente. El espionaje se remonta al menos hasta los años 90.

La Fiscalía General alemana archivó a mediados de junio sus investigaciones por la intervención del teléfono móvil de Merkel por falta de pruebas, pero hoy trascendió que podría volver a abrir pesquisas a la luz de las nuevas publicaciones.

La semana pasada la revelación de que los servicios de inteligencia estadounidenses interceptaron conversaciones del jefe de Estado francés, François Hollande, y de sus predecesores, Nicolas Sarkozy y Jacques Chirac, tensó las relaciones entre París y Washington.

JOV (dpa, WDR)