1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Alemanes en Colombia: en búsqueda de oportunidades

Colombia no es el destino con mayor número de alemanes en América Latina, pero se destaca el aporte germano en el desarrollo económico y comercial. Ahora, son más los jóvenes quienes se interesan por viajar a este país.

default

Cerveza hecha en Colombia a la alemana.

De acuerdo con la Embajada de Alemania en Bogotá, 9.668 germanos se encuentran radicados actualmente en Colombia. Esta cifra de febrero de 2011 incluye tanto los inmigrantes como su descendientes, es decir, los hijos de alemanes nacidos en territorio colombiano, y que tienen derecho al pasaporte y a la nacionalidad teutona.

Y aunque este número pareciera no ser tan significativo, sí lo ha sido el aporte de los alemanes en Colombia, sobre todo desde la perspectiva de desarrollo económico y modernización del país. Las exploraciones científicas de Alexander von Humboldt, la construcción de puentes, carreteras y vías del ferrocarril, la participación de especialistas alemanes en la minería, o en la producción y exportación de café, son algunos de los ejemplos remarcables en los siglos XVIII y XIX.

Los aportes de los alemanes radicados en ese país también se concretizaron con la creación de empresas significativas para el desarrollo económico de los colombianos.

Kolumbien Avianca Juan Valdez Cafes Kette

Tal es el caso de la primera fábrica de cerveza en Colombia (Bavaria, 1889) y la primera empresa de aviación comercial (Sociedad Colombo Alemana de Transportes Aéreos – Scadta, 1919), ambas fundadas por germanos. Ésta última fue nacionalizada durante la Segunda Guerra Mundial, y desde entonces lleva el nombre de Avianca. Pero ¿cuáles son las razones principales de los alemanes para radicarse en este país latinoamericano?

Oportunidades y negocios

Como en el resto de América Latina, las principales olas de migración de alemanes hacia Colombia estuvieron marcadas por las dos guerras mundiales. Éste fue el caso de los padres de Enrique Biermann, profesor de la Universidad Nacional de Bogotá. “Ellos llegaron a Colombia en la década de los 40, en plena Segunda Guerra Mundial, pero mi padre nunca quiso hablar sobre las razones de haber escogido este país; en la casa no se hablaba de ese tema”, dijo Biermann en conversación con Deutsche Welle. Por éste motivo, este historiador publicó en el 2001 el libro Distantes y distintos, los emigrantes alemanes en Colombia 1939 – 1945.

Biermann indica que una de las principales razones de los alemanes para establecerse en ese país ha trascendido la carga histórica de la Segunda Guerra Mundial. Se trata de la búsqueda de oportunidades para progresar, además de ser “interesante por los negocios”.

La motivación económica también la comparte Hans Friedrich. Este ingeniero químico llegó a Colombia en 1957 como director técnico de la fábrica de caucho Colosal. “Me contrataron para instalarles la maquinaria que ellos habían comprado en Alemania. Pensaba devolverme a mi país después de un año, pero me quedé”, relata Friedrich. Sus razones para asentarse en Bogotá fueron fundamentalmente laborales. “Se veía mucho futuro en el sector químico y técnico, que en esa época se necesitaba mucho en Colombia. Además, todavía no había tantos expertos en maquinaria alemana”, dice.

Asimilación cultural

Sin embargo, Friedrich también tuvo otra razón de peso. Se casó con una colombiana. “Esa decisión personal también fue importante para quedarme”, agrega. Biermann alude que a través de los años, los alemanes se han adaptado “a su manera” a Colombia. “Aprenden español, hacen amigos, y adquieren una mayor flexibilidad en el modo de vivir”, dice el historiador colombo-alemán.

Blick aus meinem Fenster Bogota Kolumbien

Vista de Bogotá.

“Los alemanes se integran rápido a la cultura colombiana”, dijo Matthias Braun, cónsul de la Embajada de Alemania en Colombia, a Deutsche Welle. La “colonia alemana”, sin embargo, también busca mantener sus costumbres. El colegio alemán más antiguo en ese país fue fundado en la ciudad de Barranquilla en 1922. También existen colegios germanos en las principales ciudades colombianas: Bogotá, Medellín y Cali, así como fundaciones políticas e instituciones culturales germanas. En estos lugares también se encuentra el mayor número de alemanes, según las estadísticas de la Embajada alemana.

Jóvenes: efecto dominó positivo

El perfil de los migrantes alemanes hacia Colombia ha variado sobre todo en cuanto a la edad. “Yo estoy sorprendida, pensé que el movimiento de visas era mucho menor”, dice Margarita Eliana Manjarrés, cónsul de Colombia en Berlín. Cada semestre expide alrededor de 240 visas, la mayoría a personas menores de 30 años. “Cerca del 70 por ciento del total son visas temporales especiales para dos programas que amplían el conocimiento de la población joven alemana sobre Colombia”, asegura Manjarrés.

Se trata de “Weltwärts”, del Ministerio de Cooperación y Desarrollo (BMZ por su siglas en alemán), y “Kulturweit”, del Ministerio de Exteriores en asocio con la UNESCO. Ambos programas buscan incentivar el trabajo social voluntario de jóvenes germanos en países en desarrollo. 20 de las 30 visas expedidas en enero de 2011 tenían como justificación estos proyectos.

BdT Deutschland Kolumbien Musik Shakira Konzert in München

“Esto representa beneficios para los dos países, pero sobre todo para Colombia”, explica Manjarrés. “La mayoría de estas personas regresa a Alemania con una experiencia positiva, hasta tal punto que cuando terminan sus estudios buscan la forma de volver. La promoción entre amigos, estudiantes o empresarios que replican sus vivencias, todo eso ayuda a cambiar la imagen del país. Es un efecto dominó positivo”, dice.

Profesionales y técnicos

El resto de las visas que otorga la Embajada de Colombia a los alemanes están dirigidas a diplomáticos y proyectos de cooperación técnica. Según el análisis de Manjarrés, las visas de trabajo en el sector de industria también han aumentado. “Por lo general, se trata de profesionales y técnicos que no manejan el recurso humano tradicional, sino proyectos específicos”.

No obstante, debido a que los alemanes no requieren visa para ingresar como turistas o como visitantes técnicos o temporales a Colombia, las cifras de alemanes que viajan a Colombia podrían ser mucho mayores.

“Para mil inmigrantes existen mil razones”, dice Matthias Braun, cónsul de la Embajada de Alemania en Colombia. En el caso de los germanos radicados en el país latinoamericano dichas razones parecen estar claras.

Autora: Cristina Mendoza Weber

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda

Enlaces externos