Al menos 26 muertos en ola de atentados en Bagdad | El Mundo | DW | 27.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Al menos 26 muertos en ola de atentados en Bagdad

Se produjeron tres explosiones en la capital iraquí, que dejaron además una cincuentena de heridos. El Estado Islámico se atribuyó dos de los ataques.

Archivo.

Archivo.

Tres fuertes explosiones sacudieron este martes (27.09.2016) a la capital de Irak, Bagdad, dejando como saldo al menos 26 muertos y medio centenar de heridos, según fuentes médicas y policiales citadas por diversas agencias de prensa. El primer ataque fue obra de un atacante suicida, que detonó los explosivos que llevaba adheridos a su cuerpo en una calle comercial de Al Jadida, en el este de la ciudad. Allí murieron 13 personas.

Esta acción se la atribuyó la milicia terrorista Estado Islámico por medio de un comunicado colgado en internet. EI asegura que "el hermano mártir Abu Ayub al Iraqui logró irrumpir y detonar su chaqueta explosiva en medio de un grupo de apóstatas en la zona de Nuevo Bagdad”. Según los radicales, 50 personas murieron en la acción, aunque el grupo suele exagerar la cifra de víctimas provocadas por sus atentados.

Un segundo ataque afectó a una calle comercial en Bayaa, en el oeste de Bagdad, y dejó 11 muertos y 30 heridos. Según los primeros reportes, un suicida se hizo estallar en medio de la multitud, que a esa hora realizaba compras cerca de una concesionaria de automóviles. La detonación causó daños materiales en vehículos y edificios de los alrededores. EI también se atribuyó este atentado.

Cambio de objetivos

A través de la aplicación Telegram, Estado Islámico aseguró que en esta segunda acción, dirigida contra grupos chiitas, 40 personas perecieron. Poco más tarde, una tercera explosión se produjo a un costado de un camino, cerca de un grupo de pastores y mercaderes en al-Radhwaniya, también en el oeste de Bagdad, provocando la muerte de dos personas, según diversas fuentes.

El grupo musulmán sunita de línea dura ha intensificado sus ataques con bomba en áreas bajo control del Gobierno o barrios de mayoría chiita este año, como respuesta a los ataques del Ejército y de países aliados que le han hecho perder fuerza y territorio. Los analistas estiman que el cambio de giro de sus blancos, desde las fuerzas de seguridad hacia los civiles, demuestra que el grupo efectivamente ha sido debilitado.

DZC (EFE, dpa, Reuters)

DW recomienda