1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Agricultura la clave para reducir el hambre mundial

El Banco Mundial presentó su “Informe sobre el Desarrollo Mundial 2008”. Ve en el campo la clave para combatir la pobreza y propone impulsar la agricultura a nivel internacional.

default

BM: modernizar la producción en el campo para crear crecimiento y trabajo.

La agricultura es la clave para reducir la pobreza y el hambre en el mundo para ello los países en desarrollo deben incrementar la inversión en el sector y los industrializados reducir las subvenciones.

Según los datos del BM, el 75 por ciento de los pobres del mundo viven en zonas rurales, pero sólo el cuatro por ciento de la ayuda oficial al desarrollo se destina a la agricultura en los países en desarrollo.

De ahí la propuesta de crear un programa de “Agricultura para el desarrollo”, un programa dinámico que podría beneficiar a los casi 900 millones de habitantes de las zonas rurales de los países en desarrollo que viven con menos de un dólar al día.

El producto interior bruto (PIB) originado en la agricultura es aproximadamente cuatro veces más eficaz para reducir la pobreza que el generado en otros sectores, según el “Informe sobre el desarrollo mundial 2008”, presentado en Washington por el Banco Mundial (BM).

Las subvenciones el obstáculo

El Banco Mundial demanda desde hace muchos años que los países desarrollados eliminen las subvenciones a los productos agrícolas, que impiden a los países menos desarrollados competir en igualdad de condiciones. Alain Janvry, coautor del informe del BM hace hincapié en la contradicción de que el sector agrícola marche bien, pero que a millones de campesinos no les vaya bien.

En el informe se afirma que los países ricos deben reformar las políticas que perjudican a los pobres y se cita expresamente a Estados Unidos, país al que se pide que reduzca las subvenciones al algodón que hacen disminuir los precios de la producción de los pequeños agricultores africano, por ejemplo.

Además, el Banco recuerda que los países industrializados 'son los que más han contribuido al calentamiento global de la Tierra', por lo que deben intensificar 'urgentemente' sus esfuerzos para ayudar a los países de menores ingresos a 'adaptar sus sistemas productivos al cambio climático'.

El campo latinoamericano

El BM destaca que en Latinoamérica la agricultura sólo representó el siete por ciento del crecimiento entre 1993 y 2005, aunque algunos sectores como la soja en el Cono Sur, los biocombustibles en Brasil, la fruta en Chile, las verduras en Guatemala y Perú, flores en Colombia y las bananas en Ecuador registraron un 'crecimiento espectacular'.

Pese a que 'el crecimiento en la agricultura demostró un débil poder para reducir la pobreza', el informe asegura que 'la agricultura sigue siendo importante para el desarrollo en la mayoría de los países de la región'.

El objetivo principal en Latinoamérica, según el informe, debe ser 'promover la inclusión de los pequeños agricultores en los nuevos mercados de alimentos y facilitar trabajos remunerados en la agricultura al tiempo que se conserva el medio ambiente rural'.

Para lograrlo, propone modernizar los sistemas de producción 'para crear crecimiento y trabajos', mejorar la calidad de vida de los agricultores de subsistencia, educar a los agricultores para trabajos de alta productividad y revisar las políticas gubernamentales, que deben estar destinadas fundamentalmente a regular y vigilar.

DW recomienda