1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Argentina

Abuelas de Plaza de Mayo regalan una familia a la nieta 126

La nieta 126 es hija de padres desaparecidos durante la dictadura cívico-militar argentina (1976-83). Las historias íntimas de los desaparecidos arrojan luz sobre las violaciones de derechos humanos en Argentina.

Llevan 40 años luchando y celebran la recuperación número 126 con el mismo entusiasmo. Animadas por la idea de que "lo peor que podría pasarles ya pasó", las Abuelas de Plaza de Mayo movilizan todos los recursos posibles para encontrar a los 500 hijos desaparecidos que fueron sustraídos como "botín de guerra" durante la dictadura cívico-militar argentina entre 1976 y 1983. Cada recuperación de la identidad de un desaparecido permite arrojar luz sobre las violaciones de derechos humanos cometidas en nombre del "Proceso de Reorganización Nacional".

Más información:

-Abuelas de Plaza de Mayo restituyen identidad del nieto 122

-Abuela de Plaza de Mayo y su nieto escenifican su reencuentro

El 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas argentinas tomaron el poder por medio de un golpe de Estado. Esta dictadura cívico-militar se autodenominó "Proceso de Reorganización Nacional". Durante este periodo, 30.000 personas desaparecieron, y los hijos recién nacidos de las víctimas de la dictadura fueron separados sistemáticamente de sus padres y entregados a familias de militares, abandonados o vendidos. De esta forma, se privó a unos 500 hijos de sus derechos, de sus identidades y de sus familias legítimas. Hoy las pruebas de ADN permiten devolverles su historia personal.

La historia de la nieta 126 se parece a tantas otras

La nieta 126 siempre tuvo dudas sobre su identidad. A sus 40 años se entera de que tiene una abuela legítima de 86 años que siempre la buscó. Su madre, Violeta Ortolani, fue secuestrada en La Plata el 14 de diciembre 1976. Tenía 23 años y estaba embarazada de ocho meses. Su padre, Edgardo Granier, es uruguayo y fue secuestrado el 8 de febrero 1977, también en La Plata. Ambos militaron en la organización peronista Montoneros. La historia de la nieta 126, al igual que la del nieto 122 y de la nieta 125, evidencia el robo masivo de identidades durante la dictadura cívico-militar. Poco a poco las Abuelas de Plaza de Mayo van desenmarañando la Historia argentina. Las despariciones de los nietos 123 y 124 pusieron de relieve otra faceta del "Proceso de Reorganización Nacional": el asesinato de mujeres embarazadas. 

Margot Desautez (VT)

DW recomienda