“A Cercano Oriente le espera otro verano caliente“ | La prensa opina | DW | 25.05.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

“A Cercano Oriente le espera otro verano caliente“

El discurso de Netanyahu respecto de las negociaciones de paz con los palestinos es considerado una afrenta a Obama por editorialistas europeos, a quienes también sorprende la retórica grandilocuente de Obama y Cameron.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, durante su discurso en el Congreso estadounidense.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, durante su discurso en el Congreso estadounidense.


Corriere della Sera
, de Milán: “Poco antes del discurso de Netanyahu, comentaristas israelíes habían anunciado que se esperaba una ‘sorpresa' de parte del jefe de Gobierno israelí. Pero, en su discurso en el Congreso de EE. UU., Netanyahu volvió a las vieja cantinela de siempre, a riesgo de empeorar aún más las relaciones con el presidente Obama, amén de haber ofendido a los palestinos con su actitud de abierta confrontación. Las palabras de Netanyahu son, según los palestinos, ‘palabras de guerra' y no quedaría otro remedio, entonces, que exigir categóricamente ante las Naciones Unidas en septiembre la fundación de un Estado Palestino, a pesar de que Obama había desaconsejado hacerlo. Ante este panorama, al Cercano Oriente le espera otro verano caliente.”

“Netanyahu fue demasiado lejos”

Neue Zürcher Zeitung, de Zúrich: “El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se toma la libertad de desafiar abiertamente al presidente estadounidense, Barack Obama, con un descaro pocas veces visto. Haciendo un balance se puede hablar de una afrenta abierta de Netanyahu a Obama. Cuando los ministros de la Unión Europea ampliaron las sanciones contra los dictadores de Cercano y Medio Oriente, hubo un tema que pasó prácticamente desapercibido, y es que los europeos exigieron, claramente y sin lugar a dudas, que Israel hiciera concesiones en el marco del proceso de paz en Cercano Oriente. En especial, ratificaron las fronteras de 1967 como base para las negociaciones. Ahora podría perfilarse algo así como un consenso a los dos lados del Atlántico en los esfuerzos por lograr la paz con los palestinos y para que al primer ministro israelí le quede claro que esta vez fue demasiado lejos.”

“Retórica grandilocuente de Obama y Cameron”

Frankfurter Allgemeiner Zeitung, de Fráncfort del Meno: “No es la primera vez que el presidente estadounidense, Barack Obama, y el primer ministro, David Cameron escriben juntos un artículo como el que publicaron en The Times el 24 de mayo. (…) El presidente y el primer ministro expresaron su entusiasmo por la rebelión árabe y por la lucha por la democracia y los derechos humanos en los países árabes. Es tal la grandilocuencia, que no parecen las palabras de dos pragmáticos, sino las de sus antecesores, Bush y Blair. (…) Pero no sólo sorprende la retórica, sino la alusión al empleo de recursos militares contra aquellos que reprimen brutal y sangrientamente los levantamientos populares. (…) Cameron y Obama dejaron bien en claro que su misión en Libia apunta a un cambio en el régimen.”

“Campaña electoral no oficial de Obama en Europa”

Aftenposten, de Oslo: “Cuando Barack Obama ganó las elecciones de 2008 fue celebrado por una Europa desbordante de entusiasmo cuya visión del presidente George W. Bush, que procedía de manera arbitraria e ideológica, era claramente crítica. La popularidad de Obama se mantiene hasta hoy en Europa más que en EE. UU. (…) No sin razón se considera su gira europea de esta semana como una especie de campaña electoral no oficial de cara a los comicios presidenciales de 2012. En Europa resulta más fácil movilizar a las masas que en EE. UU., especialmente en países como Irlanda y Polonia, con un fuerte vínculo hacia EE. UU. Sin embargo, esta semana el tema central de la visita de Obama no serán tanto los lazos históricos sino los sucesos políticos actuales.”

CP/dpa

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda