1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

A Alemania con el estetoscopio en la maleta

Decenas de miles de médicos han emigrado a Alemania aspirando a mejores condiciones de trabajo que en sus países de origen. Muchos provienen de los Balcanes, donde desde hace ya años es palpable la escasez de galenos.

Đorđe Jevtić es uno entre decenas de miles de médicos que han emigrado a Alemania aspirando a honorarios justos y mejores condiciones de trabajo que en sus países de origen. El serbio, de 26 años, aprendió la lengua de Goethe antes de su llegada para facilitar su integración profesional en territorio germano. Jevtić trabaja como voluntario, sin recibir un euro a cambio de sus servicios, pero con la esperanza de encontrar un puesto de trabajo a corto plazo.

Buena parte del personal médico que llega a Alemania en búsqueda de un futuro mejor proviene de Serbia y de otros Estados balcánicos, como Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Grecia, Macedonia, Montenegro y Rumania. Y ese éxodo ha hecho que en algunos de esos países se haga palpable la escasez de galenos. Ahuyentados por la precariedad de sus respectivos sistemas sanitarios, el desempleo y los bajos sueldos, numerosos profesionales optan por emigrar.

Ahuyentados por la precariedad del sistema sanitario, el desempleo y los bajos sueldos, muchos médicos balcánicos optan por el exilio.

Ahuyentados por la precariedad del sistema sanitario, el desempleo y los bajos sueldos, muchos médicos balcánicos optan por emigrar.

Buenas perspectivas en Alemania

Jevtić describe así la situación en los hospitales de Vranje, en el sur de Serbia: "Nuestros médicos están bien formados, pero las circunstancias nos obligan a improvisar y a atender a los enfermos como se hacía a mediados del siglo pasado". La Cámara de Médicos de Serbia otorga desde 2012 un certificado que le permite a su acreedor trabajar en el extranjero sin restricción alguna. Vesna Jovanović, directora de esa organización, asegura que sólo en 2014 se entregaron casi mil de esas codiciadas licencias.

La mayoría de quienes reciben ese certificado piden que éste sea redactado en alemán. Kristian Stambuk, director del portal de asesoría profesional medizinkarriere.de, justifica esa tendencia alegando que, en Alemania, el sector sanitario es moderno, está bien estructurado y ofrece perspectivas de desarrollo laboral. A eso se suman los pronósticos de que unos cien mil médicos dejarán sus puestos vacantes en Alemania de aquí al año 2030. Ni Serbia ni sus vecinos balcánicos pueden competir con esa oferta.

Evidente desbalance

El índice de desempleo en Serbia asciende al 30 por ciento, el sueldo promedio de un médico sin especialización es de entre 400 y 500 euros mensuales, y el crecimiento económico nacional no augura desde hace años una mejoría de la situación. El escenario no es mucho mejor en Rumanía. Actualmente hay cuatro mil rumanos surcando el territorio alemáncon el estetoscopio en la maleta. Les siguen, en número, los médicos griegos, polacos, húngaros, búlgaros y eslovacos.

"Formar a un médico cuesta mucho dinero, mientras que a Alemania le sale mucho más barato importar a los expertos", señala la directora de la Cámara de Médicos de Serbia, lamentando el evidentedesbalance de recursos y talentos. Ciertamente, en Alemania escasean los cupos para estudiar Medicina. Sin embargo, Kristian Stambuk no cree que haya una estrategia detrás de ese fenómeno. "Es cuestión de tiempo para que la oferta y la demanda de asistencia médica en Europa se equilibre", opina el asesor de medizinkarriere.de.