1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

80% de los funcionarios portugueses secunda la huelga

La huelga de funcionarios convocada hoy en Portugal y que está afectando a hospitales, centros educativos, bomberos y otros servicios municipales, tiene una adhesión de entre el 80 y el 100 %, según los sindicatos. En rueda de prensa, el Frente Común de los Sindicatos de la Administración Pública (FCSAP) divulgó estos datos y consideró que, a pesar de no disponer de cifras de todo el país, se espera que sea "una gran huelga".

Los empleados públicos protestan por los recortes salariales en la función pública, el aumento del horario de 35 a 40 horas semanales, la congelación de las promociones en las carreras y la falta de negociación en el sector. La coordinadora del FCSAP, Ana Avoila, aseguró que las cifras "demuestran la fuerza y el descontento de los trabajadores" con las políticas del Gobierno y defendió que los funcionaros deben "ver quién les perjudicó" y "afirmar sus reivindicaciones en un año en el que hay elecciones". "La huelga afectó al sector de la salud, los servicios municipales, los tribunales, las finanzas. (...). Tenemos ayuntamientos cerrados", explicó. La sindicalista denunció pérdidas del 18 % en los sueldos de los funcionarios en los últimos 3 años y acusó al Gobierno de "apropiarse de más de 1.600 millones de euros" gracias al aumento del horario a 40 horas semanales.

El paro fue convocado por el FCSAP, que está afiliado al mayor sindicato de portugal, la Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP). Posteriormente, se unieron a la convocatoria el Sindicato de los Trabajadores de la Administración Pública (SINTAP) y el Sindicato de los Cuadros Técnicos del Estado (STE). Las huelgas son un recurso habitual en Portugal para mostrar el rechazo a las políticas de recortes, una tendencia más pronunciada desde la llegada del actual Ejecutivo conservador al poder, en junio de 2011, coincidiendo con el momento crítico de la crisis económica y la petición del rescate financiero a la troika. (EFE)