Zelaya: ¿regreso ″apoteósico″? | Política | DW | 22.07.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Zelaya: ¿regreso "apoteósico"?

El presidente destituido de Honduras, Manuel Zelaya, dice que " ya comenzó la guerra civil” en su país y que regresará. Experto alemán estima, no obstante, que una guerra civil es improbable.

Manuel Zelaya: por cualquiera de los puntos fronterizos.

Manuel Zelaya: por cualquiera de los puntos fronterizos.

Zelaya anunció que entrará por "cualquiera de los puntos fronterizos que tiene Honduras con Guatemala, El Salvador o Nicaragua" a partir del miércoles (22.07.2009). Ese día vence el plazo de 72 horas pedido por Oscar Arias para permitir el retorno de Zelaya a la presidencia. Zelaya vaticinó que su "entrada en Tegucigalpa va a ser apoteósica".

Roberto Micheletti

Roberto Micheletti: expulsó a todos los diplomáticos venezolanos.

Mientras tanto, Roberto Micheletti, el presidente interino, ordenó el martes la expulsión del país de todos los diplomáticos de Venezuela. "Esta es una decisión consecuencia de las amenazas del uso de la fuerza, de la intromisión de los asuntos internos exclusivos de Honduras", declaró a la prensa Marta Lorena Alvarado, la vicecanciller.

DEUTSCHE WELLE habló con Peter Peetz, experto en asuntos centroamericanos del German Institute of Global and Area Studies (GIGA), un think tank alemán con sede en Hamburgo, sobre la probable evolución de conflicto en Honduras, que adquiere caracteres cada vez más imprevisibles.

Con respecto a si el retorno de Zelaya es realista y si puede contarse con que efectivamente en los próximos días intente ingresar a Honduras, Peetz dice que sí, que con ello puede contarse: “Zelaya ya intentó volver. En esa oportunidad, la pista fue bloqueada con vehículos militares. Zelaya no tenía tampoco autorización para ingresar en el espacio aéreo hondureño y se trataba también de un avión venezolano. Es decir, que en esa oportunidad, el nuevo Gobierno estaba asegurado desde el punto de vista del derecho, en cuanto a no dejarlo aterrizar”.

“No se lo va a restituir sin más en el cargo”

En esta oportunidad, todo parece indicar que Zelaya quiere intentar su regreso de otra forma: “Ha llamado a sus seguidores a reunirse en varios puntos de las fronteras y es posible que intente ingresar a Honduras por alguno de ellos. En ese caso, sus seguidores lo protegerían. La reacción del actual Gobierno va a ser seguramente tratar de detenerlo. No es imaginable que en caso de que Zelaya logre entrar al país, el actual Gobierno le ponga a disposición voluntariamente otra vez el cargo de presidente”.

Es decir, en ese caso no se puede descartar que se produzcan enfrentamientos violentos entre los seguidores de Zelaya y las fuerzas de seguridad. Peetz, no teme, sin embargo, lo peor: “Yo no veo el peligro de una guerra civil, ya que, si bien en Honduras hay muchas armas en manos de particulares, faltan estructuras organizadas de combatientes armados que puedan llevar adelante operaciones militares. Sí se puede contar con enfrentamientos más o menos violentos, pero que se llegue a una verdadera guerra civil es más bien improbable”.

¿Por qué expulsó Micheletti de Honduras a todos los diplomáticos venezolanos? “Porque el apoyo con que cuenta Zelaya en el exterior está basada muy fuertemente en el apoyo que recibe de Hugo Chávez. Ya a los venezolanos, y en parte también nicaragüenses, el actual Gobierno los acusa de entrometerse en los asuntos internos, a favor de un retorno de Zelaya. Pero, naturalmente no es lo mismo que la OEA, por ejemplo, exija desde afuera y oficialmente, la restitución de Zelaya en el cargo, a que lo hagan particulares desde dentro mismo del país”.

Una interesante constelación: Chávez, OEA y Estados Unidos

En el caso de Honduras, se ha formado una interesante constelación, singular e inimaginable hace algún tiempo. Al fin y al cabo, Zelaya es apoyado tanto por Chávez, como por la OEA y por los Estados Unidos. Peetz: “Efectivamente, se trata de una singular constelación. Se debe naturalmente a que en Estados Unidos hay un nuevo Gobierno. Bush hubiera reaccionado de otra forma. Pero hay que tener en cuenta que EE. UU. no apoya tan ilimitadamente a Zelaya como Chávez. EE. UU. exige la restitución de Zelaya en su cargo, pero también exige negociaciones. Es decir, que en cierta forma reconoce a Micheletti como interlocutor, no como Gobierno, pero sí como parte legítima en negociaciones. Es decir, que EE. UU. no parte de que la única solución es un retorno de Zelaya, sino que apoya efectivamente negociaciones”.

Para el experto alemán, ello tiene que ver también con que el planeado referendo no había sido efectuado en forma muy conforme con la Constitución hondureña: "Sin duda tiene que ver con ello y con que Zelaya no ha sido un demócrata al cien por cien como ahora se lo presenta a menudo en el exterior. La forma en que Zelaya quiso llevar adelante la "consulta popular" es cuestionable. En todo Estado existen instituciones que definen qué es constitucional y qué no, por ejemplo el Tribunal Constitucional. En Honduras, esas instancias declararon inconstitucional la "consulta popular" que Zelaya se proponía llevar a cabo. Se podría argumentar que esas instituciones están ideológicamente 'en el bando equivocado' y que por ello no es correcto lo que decidieron. Pero Zelaya ignoró sistemáticamente todos los fallos contra la "consulta popular", lo que en última consecuencia llevó a lo que llevó, es decir, al golpe".


Entrevista de: Pablo Kummetz

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda