Wilders y su filme antiislámico: sacrilegio, opinión, demagogia | Europa | DW | 28.03.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Wilders y su filme antiislámico: sacrilegio, opinión, demagogia

Muslime wundern sich über Bild des Islam im Westen

"Existe un islam muy politizado que sólo busca poder", opina Ahad.

Musulmanes o islam político

“La película muestra lo que el islam ha provocado en el mundo”, dice Mina Ahad, presidenta del Consejo Central de los Ex Musulmanes en Alemania, en entrevista a DW-WORLD, “pero no diferencia entre personas, los musulmanes, y el islam político. Existe un movimiento muy politizado dentro del islam que sólo busca poder, y existen personas que son musulmanes. No me parece bien mezclar ambas cosas.”

Los estamentos de la religión católica también han tenido que aprender a convivir con la crítica. Una crítica peligrosa en muchos países en los que el islam es la confesión mayoritaria. Lo que no significa que no exista. "En Irán, por ejemplo, hay muchas personas críticas con el islam, se hacen chistes sobre los imanes… en Arabia Saudí, en Sudán…. en muchos países árabes se publican libros muy críticos. Esta es una realidad que pasa inadvertida en los medios europeos”, comenta Ahad.

Indonesien Islam Scharia Prügelstrafe Frau in Banda Aceh

Indonesia: maltrato en nombre del islam.

El Consejo Central de los Ex Musulmanes está formado por personas educadas en el islam que en algún momento decidieron renegar de sus creencias religiosas. Ehsan Jami, fundador de este organismo en Holanda, tiene preparado otro filme, titulado The life of Mohammed, que podrá verse a partir del 20 de abril. En él, el profeta es comparado con Hitler y se le relata como un ser perverso, casado con una niña de nueve años.

“Esta gente [los Ex Musulmanes] dice que porque en algunos países musulmanes la libertad religiosa no existe, cosa que nosotros también condenamos, los musulmanes no tienen derecho a disfrutar de esa libertad aquí. Eso es absurdo y por lo tanto considero un sinsentido mantener con ellos un diálogo intelectual”, opina Köhler, sin querer hacer más referencias al respecto.

“El 11 de septiembre es un hecho. Las organizaciones islámicas tienen que condenarlo. Tienen que condenar las violaciones de los derechos humanos en los países islámicos. Cuando se habla de lapidaciones, entonces dicen 'sí, esa es una parte del islam y no estamos de acuerdo con ella'. Pero yo me pregunto, ¿qué hacen para impedirlo? ¡En Irán y en Afganistán los homosexuales son ahorcados en plena calle! ¿Por qué no se movilizan cuando pasan esas cosas? Pero si aparece una película crítica, entonces se les escucha hablar de injurias y organizan manifestaciones”, critica Ahad.

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda

Enlaces externos

Publicidad