Voto de castigo al gobierno británico | Europa | DW | 04.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Voto de castigo al gobierno británico

Coalición liberal-conservadora del primer ministro británico, David Cameron, sufrió un revés con la pérdida de cientos de mandatos en las elecciones municipales de Escocia, Gales e Inglaterra, según datos provisionales.

El líder laborista Ed Miliband recibe felicitaciones en Birmingham.

El líder laborista Ed Miliband recibe felicitaciones en Birmingham.

Como ganador de los comicios municipales surge el opositor Partido Laborista, que controlaría entre otras Birmingham, la segunda mayor ciudad británica. Según los datos provisionales, los conservadores consiguieron un 31 por ciento de los votos mientras que los laboristas llegaron al 38 por ciento en todo el país. En la central del partido, los estrategas de la campaña intentaban quitar peso a los resultados. "Bajo Margaret Thatcher todavía fue peor y a pesar de ello se salió adelante", comentaban por los pasillos.

El primer ministro, David Cameron, responsabilizó de la situación a la herencia recibida de los antiguos gobiernos laboristas. "Cuando se intenta liberar al país de las deudas y la situación económica que nos dejaron los laboristas, entonces uno se enfrenta a decisiones nada fáciles", dijo el premier británico. "Debemos mostrar que seguimos al lado de la gente", agregó. Cameron lamentó además que muchos de los políticos comunales perdieran sus puestos a pesar del buen trabajo que prestaron.

Rechazo a la política de austeridad

Según los analistas políticos, los resultados no son tanto una muestra de apoyo a las tesis de la oposición laborista sino más bien un castigo a la política de Cameron y sus socios de gobierno, que en los dos últimos años llevaron a cabo duros recortes que costaron miles de puestos de trabajo y redujeron las prestaciones sociales.

Los comicios registraron una muy baja participación, de un 32 por ciento, lo que es interpretado como otro signo más del enojo por la política de austeridad del gobierno. En grandes ciudades como Nottingham, Manchester o Bradford los votantes rechazaron además la propuesta de Cameron de elegir en el futuro de forma directa a sus alcaldes. En Manchester y Nottingham la participación fue de solo el 24 por ciento. (dpa)

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda

Publicidad