Volcanes Tungurahua y Copahue siguen lanzando cenizas | Destacados | DW | 24.12.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Destacados

Volcanes Tungurahua y Copahue siguen lanzando cenizas

Mientras Copahue muestra una actividad decreciente, el ecuatoriano Tungurahua lanza lava. Las autoridades de Chile, Argentina y Ecuador están atentas.

El volcán Copahue preocupa a chilenos y argentinos.

El volcán Copahue preocupa a chilenos y argentinos.

Argentina y Chile comparten la extensa cordillera de los Andes y, con ella, también una larga lista de volcanes activos que cada tanto dan que hablar. Ya pasó en junio de 2011 con las impresionantes explosiones del cordón Caulle y en mayo de 2008 con el volcán Chaitén, que hizo erupción en Chile y cuyas cenizas afectaron incluso el tráfico aéreo de Buenos Aires. Ahora la historia se repite con el volcán Copahue, ubicado en el límite entre la Provincia de Nequén, Argentina, y la Región del Biobío, Chile.


Desde el sábado 22 de diciembre el volcán registra actividad, que está siendo monitoreada por las autoridades de ambos países. En Chile, la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) informó la madrugada del lunes (24.12.2012) que el volcán ha disminuido su actividad. Aun así, en Chile se decidió mantener la alerta roja, que significa que el personal de rescate y del Ejército sigue en las cercanías, en caso de que hubiese que entrar en acción. Sin embargo, la zona cordillerana donde se encuentra el macizo es poco habitada.

En Argentina, en tanto, decidieron elevar la alerta de amarilla a naranja con el objetivo “de estar preparados para una posible evacuación”, dijo el intendente de Caviahue-Copahue, Óscar Mendoza, al diario Clarín. Mendoza aclaró que en Argentina la alerta naranja equivale a la alerta roja chilena. “Es para organizar a las instituciones públicas para que estén preparadas con todos los elementos necesarios para atender a la comunidad”.

Las autoridades chilenas informaron que si bien la actividad del volcán parece decrecer, es importante mantener una vigilancia para evitar desgracias. El ministro de Minería chileno, Hernán de Solminihac, dijo este lunes 24.12.2012 que “la actividad estuvo normal a la baja en las últimas horas. La columna que ayer (23.12.2012) tenía alrededor de 1,5 kilómetros de altura, durante la noche descendió a 200 metros, eso es una señal de que la presión ha disminuido dentro del volcán”.

En las últimas horas se han registrado 55 sismos atribuibles a la actividad del volcán en la zona de Alto Biobío, donde está ubicado el Copahue, a unos 770 kilómetros al sur de la capital de Chile, Santiago. El macizo tiene una altura de 2.925 metros y se mantenía sin actividad perceptible desde el año 2000. La pluma de cenizas que sale del volcán era visible hasta el domingo 23.12.2012 desde el lado argentino, pero no afectó a las poblaciones fronterizas con Chile.

El Tungurahua, en una explosión registrada en 2008.

El Tungurahua, en una explosión registrada en 2008.

Cabe recordar que en el hemisferio sur está comenzando la temporada de vacaciones veraniegas, por lo que los centros de descanso de la zona podrían verse afectados por esta actividad volcánica. Los operadores consultados por Clarín señalaron tener la esperanza de que esto concluya pronto para no afectar la industria turística.

También en Ecuador

Mientras en el extremo sur del continente se preocupan del Copahue, en Ecuador los ojos se centran en el activísimo volcán Tungurahua, que desde hace diez días mantiene un proceso eruptivo que es monitoreado por el Instituto de Geofísica de Ecuador. La entidad señaló este lunes (24.12.2012) que se registró la expulsión de bloques incandescentes que ascienden a más de 500 metros sobre el nivel del cráter y que después de impactar en la parte superior del volcán, ruedan por los flancos alrededor de un kilómetro. "Asociada a esta actividad se escuchan bramidos esporádicos de leve intensidad" dice la información.

Las columnas de emisión, tienen varios kilómetros de altura y las cenizas han afectado a pequeñas poblaciones asentadas en las estribaciones de esta cumbre de 5000 metros. En esta zona se mantiene la alerta naranja para proteger a los moradores del sector, quienes han sido reasentados en albergues para proveerles de alimentos y abrigo.

El volcán Tungurahua reanudó su actividad eruptiva en 1999 y en este lapso ha tenido varios picos de intensidad, siendo el presente uno de los mayores, que ha causado grandes daños en cultivos y animales.

Autor: Agencias
Editor: Diego Zúñiga