Violencia se traslada de Londres a otras ciudades británicas | Europa | DW | 10.08.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Violencia se traslada de Londres a otras ciudades británicas

En la cuarta noche consecutiva de altercados, la situación se calmó en Londres -blindada por 16.000 policías- pero se recrudeció en ciudades como Manchester, Nottingham, Birmingham y Liverpoool.

Disturbios en Salford, en las cercanías de Manchester.

Disturbios en Salford, en las cercanías de Manchester.

Tres hombres de origen asiático murieron atropellados en la noche del martes mientras presuntamente protegían sus propiedades en Birmingham en medio de los disturbios que vivió la ciudad, según informó la policía. Algunas fuentes apuntan que el atropello se produjo en una gasolinera del centro de la ciudad. Aunque aún no está claro si lo ocurrido está directamente relacionado con la ola de violencia callejera que vive Reino Unido desde el pasado sábado, según la BBC los tres hombres intentaban proteger el edificio en que vivían de los vándalos. Fuentes sanitarias informaron de que en la gasolinera había unas 80 personas cuando llegaron.

En Manchester fueron arrestadas 108 personas, según informó la policía. En Liverpool, los violentos atacaron vehículos de los bomberos y en Nottingham fue atacada una comisaría. También se registraron conatos de violencia en Leicester, Gloucester, Wolverhampton, West Bromwich y Milton Keynes.

Capital “blindada”

Vecinos limpian las calles de Londres el martes, tras una noche de vandalismo.

Vecinos limpian una calle de Londres el martes, tras una noche de vandalismo.

En Londres, un portavoz del primer ministro, David Cameron, aseguró que el aumento de la presencia policial en la capital había funcionado "claramente" y que esa táctica continuaría "tanto como sea necesario".

La capital británica fue custodiada esta noche por unos 10.000 efectivos adicionales. Mientras el país registraba la cuarta noche consecutiva de disturbios, las calles de Londres se mantuvieron en relativa calma. Además, la policía había solicitado que la gente no deambulara y muchas tiendas cerraron antes de tiempo por miedo a que se produjeran nuevos desmanes.

La violencia estalló el sábado durante la manifestación en protesta por la muerte de Mark Duggan, un hombre negro de 29 años que murió la semana pasada tras recibir un disparo de la policía. Según un informe presentado este martes por la Comisión Independiente de Reclamos de la Policía (IPCC) "no existen evidencias" de que Duggan, a quien se vincula con el mundo de las drogas y las bandas criminales, haya abierto fuego antes de que se le disparara. El arma que se le atribuye fue hallada en la escena del crimen.

Duras sanciones

El primer ministro David Cameron, que interrumpió sus vacaciones ante la ola de violencia, recalcó que los actos registrados son "pura violencia" y amenazó con fuertes penas a los responsables. "Sentirán la fuerza de la ley. Si son los suficientemente adultos para cometer delitos, también lo son para asumir las consecuencias", indicó. Ante la prensa en Downing Street 10, el jefe de gobierno anunció haber convocado para este jueves una sesión extraordinaria del Parlamento.

Por su parte, el gabinete de Seguridad decidió, en contra de lo que reclamaban otras voces de la policía y del Ejército, mantener una táctica mayormente pasiva. No está previsto que intervenga el Ejército. (dpa)

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda