Vietnam en Berlín | Así es Alemania | DW | 27.11.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Así es Alemania

Vietnam en Berlín

Muchos los creen trabajadores, discretos, con capacidad de adaptación. Pero pocos saben cómo viven los vietnamitas en Alemania. En “La pequeña Vietnam” de Berlín, el teatro Hebbel am Uffer ayuda a descubrirlo.

Entrada al Dong-Xuan-Center en Berlin-Lichtenberg.

Entrada al Dong-Xuan-Center en Berlin-Lichtenberg.

A Vietnam se viaja preferiblemente con el tranvía. Un cuarto de hora demora la línea 8 desde el barrio de Berlín-Mitte hasta el de Lichtenberg. A la salida de la estación Herzbergstraße / Industriegebiet se cruza la calle y se atraviesa un portón que conduce a la explanada donde una vez estuvo la empresa estatal VEB Elektrokohle, productora de derivados del grafito en la antigua Alemania socialista. Cuatro largas naves blancas se extienden hoy sobre el terreno baldío: dentro de ellas está Vietnam.

Paraíso de mercancías

Muñecos de Papá Noel de luz intermitente, pulóveres de fibra sintética, pantimedias, productos textiles y de cuero, electrónicos, cilantro y culantro frescos, fideos de arroz, pescado congelado, flores de plástico, DVDs, valijas, uñas postizas, tatuajes y cortes de cabello atrevidos: la mayoría de las cosas que uno encuentra en los mercados de Hanoi se ofrecen también aquí, en el mercado Dong Xuan Center de Berlín. En los edificios adyacentes se han establecido agentes inmobiliarios, asesores fiscales y una escuela vietnamita de conducción.

2 Collage Combo1 Dong Xuan Markt in Berlin-Lichtenberg. Flash-Galerie

En los recorridos organizados por el teatro "Hebbel am Uffer", por entre los puestos de ventas de estas naves, uno no sólo se tropieza con sus mercancías, sino también con las historias de la gente que gana aquí su sustento. A veces ocurre a través de una instalación, de un juego, de un video, de una actuación; otras veces, se cuenta directamente una historia. Se trata del Festival Dong Xuan.

Alemania, país de acogida

Anthony Chu es uno de los vietnamitas que participa en esta iniciativa. Tienen 46 años. Vino a Alemania como refugiado en 1979. Fue uno aquellos "balseros" que huían de la guerra y que los alemanes recuerdan bajo el término en inglés "boatpeople". Ahora vive en Berlín y se ocupa de negocios de importación/exportación, consultoría, financiamiento de proyectos y servicios de Internet, aquí en el Dong Xuan Center.

Chu cuenta su historia en una caravana, parqueada frente a las naves del mercado. Muestra fotos de Hanoi y un par de dibujos y planos de construcción. Quiere invertir para ampliar este Vietnam berlinés. Su sueño incluye un "mercado de los 36 gremios", con negocios de orfebrería, papelería y cestería; además de un jardín asiático para la relajación y el descanso en medio de toda esta agitación. Chu sueña con armonizar, en este espacio, sus recuerdos de infancia en Vietnam y su presente y futuro en Alemania.

Historias de vida

Muchos vietnamitas se resistían a revelar sus historias, dice la directora del proyecto, Gesine Dankwarth. "Ellos tienen otra idea de la esfera privada, de lo que uno quiere contar sobre uno mismo". Junto con el director del teatro, Matthias Lilienthal, Dankwarth convenció a algunos para hablar sobre sus tan diversas historias de vida.

Entre ellos hay "balseros", como Anthony Chu, que dejaron su país por motivos políticos tras finalizada la guerra de Vietnam y se establecieron en el oeste de la entonces aún dividida Berlín. Hay trabajadores contratados por la antigua Alemania oriental en la década de 1980, que tuvieron que luchar por su sobrevivencia y su derecho a residir en este país tras la caída del Muro de Berlín. Y hay asilados políticos que llegaron ilegalmente al país tras la década de 1990. Además de los hijos y nietos de todos ellos.

Encuentro entre culturas

Entre los maestros, los niños vietnamitas tienen – por lo general – fama de estudiosos y aplicados. Pero ellos viven también bajo una fuerte presión, dice Gesine Dankwarth. Tienen que sacar buenas notas en la escuela, estudiar una carrera universitaria prometedora y al mismo tiempo ayudar en las tiendas de sus padres.

1 Collage Combo1 Dong Xuan Markt in Berlin-Lichtenberg. Flash-Galerie

Los padres, exigen éxito escolar, trabajan muy duro ellos mismo en pequeños negocios de venta de productos alimenticios o en restaurantes, así que están poco en casa. Frecuentemente las familias enfrentan las "contradicciones entre sus tradicionales valores vietnamitas y los valores de la sociedad alemana".

Ahora hablan de ello públicamente en el marco de esta iniciativa teatral, en medio de la dinámica del mercado, en los negocios y pasillos del Dong Xuan Center, y en las representaciones de artistas vietnamitas, alemanes y estadounidenses. La nostalgia, la soledad, las pesadillas recurrentes pueden ser el precio de la integración. Muchas historias hablan de académicos convertidos en vendedores, de vendedores extraviados en los vericuetos de la criminalidad, de jóvenes inseguros, de cazafortunas. Vietnam está también aquí en Berlín-Lichtenberg y el Festival Dong Xuan ayuda ahora a descubirlo.

Autora: Silke Bartlick (rml)

Editor: Enrique López Magallón.

DW recomienda