Venezuela: CIDH acusa a Maduro de despreciar la democracia | América Latina | DW | 12.02.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Venezuela: CIDH acusa a Maduro de despreciar la democracia

Un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos detalla los problemas que vive el país y llama a su Gobierno a aceptar la ayuda de organismos internacionales.

Por medio de un extenso informe, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realizó este lunes (12.02.2018) una serie de denuncias contra el Gobierno de Nicolás Maduro, acusando el "alarmante debilitamiento” de los derechos humanos y la democracia en Venezuela, un fenómeno que se ha "intensificado” en los últimos años, según este documento divulgado en Washington y que se centra especialmente en lo sucedido en 2017.

Por ello, la entidad, dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), llamó a Maduro a "restablecer el orden constitucional" en Venezuela. "Venezuela no puede continuar eludiendo indefinidamente sus responsabilidades internacionales en materia de derechos humanos", proclamó el relator para Venezuela, Francisco Eguiguren, en la presentación del documento en Washington.

"Es urgente que el Estado de Venezuela asuma y reconozca la gravedad de la situación que existe en el país, que atienda las recomendaciones realizadas en este informe y acepte los ofrecimientos de cooperación internacional, que buscan atender la satisfacción básica de las necesidades de la población", agregó. Este informe, titulado "Institucionalidad Democrática, Estado de Derecho y Derechos Humanos en Venezuela", tiene 156 páginas y es el tercero que elabora la CIDH sobre Venezuela en toda su historia.

Corrupción, desabastecimiento e injerencias

Además de lo anterior, la Comisión considera que ha habido "graves injerencias de los poderes Ejecutivo y Judicial en el poder Legislativo”, a lo que ve como uno de los factores clave de la crisis venezolana. También reporta los "altos niveles de corrupción", la "existencia de un patrón de represalias" a quienes se manifiestan contra el Gobierno y "severas restricciones a la libertad de expresión", además del "desabastecimiento generalizado de alimentos, medicamentos, tratamiento, material e insumos médicos".

El Gobierno chavista no permite a la Comisión entrar al país desde su visita de 2002, a partir de la cual el organismo hizo un informe crítico sobre derechos humanos y democracia publicado al año siguiente. Por ello, la CIDH realizó el informe con la información que ha recibido en los últimos dos años y con la que solicitó expresamente a organizaciones de la sociedad civil y al Estado para este cometido.

Aunque Venezuela se retiró de la Convención Interamericana de Derechos Humanos en 2013, la Comisión puede seguir atendiendo las violaciones de derechos humanos en el país (sin enviarlos a la Corte IDH) hasta que se haga efectiva su denuncia de la Carta de la OEA, es decir, su salida de la organización regional el 28 de abril de 2019.

DZC (dpa, EFE)

DW recomienda